Neoterrorismo

sicarios  El asesinato de Carlos Burgos Gonzales, hijo del alcalde de San Juan de Lurigancho, nos conmueve pero también nos alerta de que la delincuencia se ha convertido en el neo-terrorismo del siglo XXI, ante el cual vemos cómo se repite la historia trágica de los 80’, cuando Sendero Luminoso se extendió a todo el país como una metástasis debido a la incapacidad del estado para entender y enfrentar el problema.

Igual que Sendero en aquellos años, la delincuencia organizada asesina todos los días a alguien y también extorsiona o soborna a policías, fiscales y jueces para conseguir impunidad. Igual que entonces, los ciudadanos salimos hoy a las calles sin saber si al final del día nuestros hijos o nosotros regresaremos sanos y salvos a casa.

Estamos llenos de diagnósticos del problema -igual que en los 80 de “estudios” sobre el terrorismo- pero ni el Ejecutivo, ni el Congreso, ni el Poder Judicial, ni el Ministerio Público; ni la oposición asumen su responsabilidad de proteger a los ciudadanos. El presidente Ollanta Humala pasó de ser la gran esperanza a ser la gran decepción en este tema.

Igual que en los 80’, nadie quiere tomar al toro por las astas. Todos sabemos que la delincuencia campea porque la policía, la fiscalía, la justicia y el Inpe están corrompidos desde la raíz, pero nadie hace nada por atacar el mal. Sabemos que la solución es refundar esas instituciones, pero nadie se atreve a hacerlo.

A diario la policía monta falsos “operativos” para robarles a los automovilistas. A diario ladronzuelos y vendedores de droga dejan “regalos” en las comisarías a cambio de no ser “molestados”. A diario fiscales y jueces corruptos sueltan hampones sin que “Control Interno” lo impida; éste solo actúa cuando el caso es mediático. Y encima los magistrados supremos se ofenden y rasgan sus vestiduras cuando alguien señala la podredumbre en que gobiernan.

Jamás ganaremos la guerra contra la delincuencia sino emprendemos una reforma constitucional que quiebre el statu quo actual creando una nueva policía sujeta al poder municipal en materia de seguridad ciudadana, liquidando el Inpe y reestructurando el sistema de justicia. El Poder Judicial y el Ministerio Público han tenido 14 años para reformarse  y no lo han hecho, ni lo harán.

El verdadero culpable de la inseguridad actual es el Estado corrupto que le da impunidad al hampa, que es cómplice cotidiano de aquella. El desafío es construir un nuevo un estado que proteja al ciudadano y que sea intransigente con la corrupción y la delincuencia.

Nuestra clase política ha sido hasta ahora incapaz de hacerlo, pero no perdamos las esperanzas de que alguien recoja el desafío. Si fuimos capaces de vencer al terrorismo, podemos ser capaces de vencer al hampa.

2 comentarios en “Neoterrorismo

  1. Efectivamente el origen de toda esta espiral de violencia criminal es la corrupcion estatal, y la mediocridad ramplona de quienes gobiernan. esta situacion es el inicio de mayores actos delincuenciales y luego la aparicion del terrorismo, que tiene su caldo de cultivo, en la inseguridad ciudadana. lamentablemente nos han llevado a esta situacion los gobiernos de los autollamados “recuperadores de la democracia ” toledo..garcia y el actual. estos mediocres y corruptos gobiernos han vuelto a poner en real peligro a nuestra nacion.

  2. Entiendo que el mal siempre ha existido desde que el hombre habita la Tierra. Partiendo desde la creencia religiosa (para quienes son cristianos) hasta Dios mismo instituyo la pena de muerte para quienes cometían crímenes en el pasado (Éxodo 20:13; Deuteronomio 5:17). Obviamente para los que eran hechos con alevosía, premeditación y ventaja; pero para aquellos que eran producto de accidentes también tenían una pena pero en algunos casos no era el de la muerte (Éxodo 21:12-27 Entonces si alguien tan perfecto como el Todopoderoso daba esas leyes a su pueblo y para el mundo en general ¿porque debemos pensar que son ideas inaplicables para los hombres de hoy?.
    Saliendo del tema religioso; creo sinceramente que aparte de la pena capital, deben haber sanciones mucho mas fuertes para quienes extorsionan con consecuencia de muerte, violan con consecuencia de muerte, roban con consecuencia de muerte, etc. solo por el placer de hacerlo. Digan lo que digan los psicólogos o psiquiatras existe gente que no merece vivir entre gente que vive para su familia y la sociedad respetuosa de sus leyes. Respetando la opinión de los demás, ésta es la mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s