El valor de la verdad

PREcareta117  El 25 de enero de 1992, Andrés Sosa Chanamé, militante del MRTA, fue asesinado a balazos por un grupo armado terrorista cuando salía de su casa en Villa El Salvador. En uno de sus bolsillos, la policía encontró una carta escrita de puño y letra por Sosa, en la que éste culpa de su muerte a Víctor Polay Campos, Miguel Rincón, Yehude Simón y José Álvarez, cabecillas y miembros del MRTA.

Sosa fue declarado “traidor”, y condenado a morir, porque se opuso a que el partido Patria Libre sea la “fachada” del MRTA. Antes de morir, Sosa le contó al periodista César Lévano que tuvo que cederle a Simon la jefatura de Patria Libre, “por presión de Polay, bajo amenaza de muerte”.

El 27 de enero, la revista Cambio, dirigida por Yehude Simon y vocero de Patria Libre, publicó un artículo en el que justificó el crimen diciendo que Sosa había sido un “delator” y que esa organización terrorista solo “había aplicado sus estatutos” al asesinarlo.

Bajo la dirección de Simon, Cambio publicaba “en exclusiva” todos los ataques y atentados terroristas que realizaba el MRTA en el país, inclusive con fotografías. Y los justificaba todos, por cierto.

El 28 de enero, al conocerse la carta póstuma de Sosa, Simon convocó a una rueda de prensa en la que negó cualquier responsabilidad en el homicidio, pero no pudo ocultar su desprecio hacia la víctima al declarar: “Sosa más vale muerto que vivo porque políticamente no significaba nada”.

En esa misma conferencia, Simon afirmó lo siguiente: “el MRTA siempre respeta la vida y en ningún momento ha matado a dirigente alguno, ni a personas defensoras de los intereses del pueblo”. Cuando dijo esto, el MRTA ya había cometido crímenes abominables contra personas inocentes: asesinatos, secuestros, torturas, etc.

En 1985 lo vi, en Chiclayo, mirando con desprecio a Alfonso Barrantes cuando éste pronunciaba un discurso firme contra del terrorismo. Y muchos periodistas recordamos aún como Simon, siendo diputado (1985-1990) fue un ardoroso defensor del terrorismo en los debates parlamentarios.

Simon tampoco debería odiar a Fujimori porque el ex presidente se compadeció de él y quiso indultarlo, pero no pudo porque la Dircote le demostró que aquel integró la cúpula del MRTA y la Ley prohibía ese beneficio para los cabecillas terroristas.

Yehude Simon tiene legítimo derecho de reconstruir su vida y de enmendar sus errores del pasado, pero debe hacerlo a partir de la verdad o de lo contrario jamás podrá desligarse de su pasado terrorista. Debe hacer un esfuerzo de honestidad, solo así entenderá el valor de la verdad.

8 comentarios en “El valor de la verdad

    • don Eduardo Moyano, una pregunta: ¿Hace poco leí que Yehude Simón, al entrar a la prisión se quejaba de la insulabridad y por eso se volvió un delator, a cambio de un poco de comodidades carcelarias…?
      Y me gustaría conocer la opinión de Dante Castro a quien en varias opórtunidades he visto defender al MRTA…

  1. O SEA QUE YEHUDE MANDO A MATAR A SOSA PARA HACER LO QUE LE DABA LA GANA Y GANAR PRESENCIA POLITICA. ESTE MISERABLE DEBERIA DE ESTAR PRESO.
    HACER POLITICA DESDE EL ANGULO QUE UNO PIENSE ESTA BIEN LO QUE DEBE SER PENADO ES LA VIOLENCIA COMO CUALQUIER CRIMEN.
    ENTONCES ¿POR QUE ESTE SIMON YEHUDE ANDA LIBRE? O ¿ES QUE EN EL PERU EL GOBIERNO TIENE LA CAPACIDAD DE PERMITIR EL CRIMEN?

  2. Terrorista o no, Yehude Simon ha demostrado ser un comodín en el ámbito de la política criolla sin nada positivo que mostrar hasta elk momento, ni aún en promocionado paso como Presidente Regional. El solo es un producto del “electarado.” Si al menos se pareciera en algo a Pepe Mujica…

    • YEJODE SÍ SE PARECE EN ALGO A PEPE MUJICA: EN QUE AMBOS HAN SIDO TERRUCOS.

      EL PEPE PERTENECIÓ A LOS TUPAMAROS Y SE LE ATRIBUYEN VARIOS CRÍMENES CONTRA CIVILES Y MULITARES; SI NO ME CREES, GOOGLÉALO O YOUTUBÉALO Y VERÁS

      • Pepe Mujica no fue terruco. El fue guerrillero. La diferencia entre uno y otro es muy grande. Un terrorista jamás da la cara, jamás enfrenta, es artero y cobarde, solo busca el terror por el terror para desmoralizar a la población. Su objetivo no es tomar el poder y mucho menos cambiar nada porque nunca explica lo que busca. Un terrorista es una fuerza irregular que actúa en un territorio. Tiene objetivos políticos claros y definidos y, su objetivo es la toma del poder para cambiar estructuras que considera inadecuadas para el tipo de sociedad que idealiza. En defensa de sus creencias o convicciones, se enfrenta a las fuerzas del orden o fuerzas gubernamentales que defienden sistema. Convenientes o no para nosotros, el terrorista expone su ideología, plantea sus estrategias, desarrolla un tipo de guerra especial denominada guerrilla y si tiene exito puede tomar el poder. Guerrilla fue la de Castro. Si al triunfar se desvió, eso es otra cosa.
        Los partisani fueron guerrilleros, la resistencia francesa fue una guerrilla, Tito fue guerrillero. Dentro de la guerra de guerrillas existe una técnica llamada Terrorismo que tiene muchas modalidades y su uso no es exclusivo de los insurgentes; también lo empolean y con mucha frecuencia, las fuerzas regulares.Como ves, el Señor Mujica, fue un guerrillero. El patético Yehude fue un despreciable terrorista. No hay que confundir papa con zapote. Ah, y la guerrilla no solo es comunista. … y yo no soy terrorista. Y mi cultura no es googleada ni youtubeada ni cualquier otra huevada. Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s