¿Impunidad para Toledo?

pelaez y toledo  El doctor José Peláez Bardales ha suscitado un justificado sentimiento de indignación en la ciudadanía al haber limpiado, con prisa inusual en la Fiscalía, a Alejandro Toledo del presunto delito de enriquecimiento ilícito pese a los abundantes indicios que señalan todo lo contrario.

Testigos peruanos y extranjeros señalan que Toledo digitó la creación de Ecoteva y que se habría beneficiado del dinero de esa empresa utilizando como testaferro a su suegra. Todo está claro, pero Peláez “no ve nada” porque no hay peor ciego que el que no quiere ver.

¿Cómo pudo Peláez concluir que Toledo no se ha enriquecido ilícitamente sin haber rastreado en el extranjero si Toledo está ocultando una fortuna, tal como se hizo con Alberto Fujimori y Alan García? ¿Por qué no lo hizo, habiendo indicios de sobra que apuntan a Toledo?

¿Cómo pudo llegar a esa conclusión a favor de Toledo cuando los hechos macizos están allí? Estos son: El notario Rudelman confirmó que Toledo organizó Ecoteva y lo llamó diez veces para supervisar el trámite; Toledo y su esposa escogieron la mansión de Casuarinas; Toledo eligió y negoció la compra de la oficina del edificio Omega; Ecoteva canceló las casas de Toledo-Karp en Camacho y Punta Sal; y finalmente Toledo intentó ocultar todo con mentiras.

Todo indica que Toledo se habría hecho así de un patrimonio valorado en  más de cinco millones de dólares. ¿Si esto no es enriquecerse de manera ilegal, señor Peláez, qué es?  Solo falta saber si el dinero de Ecoteva fue sustraído al estado, fueron sobornos o “coimisiones”.  Esto es lo que debió investigar el fiscal pero, en vez de hacerlo, archivó el caso.

El dictamen del fiscal es además contradictorio pues indica que Toledo declaró ingresos por un total aproximado de un millón de dólares entre diciembre del 2006 y agosto del 2013, y sin embargo hoy tendría un patrimonio de cinco millones de dólares.

La celeridad con que Peláez ha resuelto el caso es extraña. Ha sido tan diligente tal vez por la misma razón por la que el 2011 se negó a investigar a Omar Chehade por el caso Brujas de Cachiche, o quizás porque su carrera de magistrado fue patrocinada con entusiasmo por el régimen toledista.

En cualquier caso, este caso se resume en una sola palabra: IMPUNIDAD. Pero peor que ésta, más nauseabundo, es el silencio cómplice de los falsos “paladines anti-corrupción” de la política y la prensa. ¿Dónde están?

Un comentario en “¿Impunidad para Toledo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s