Unidad nacional “a lo Humala”

La confrontación es su guía

La confrontación es su guía

  La relación del gobierno humalista con la oposición y la prensa independiente es francamente esquizofrénica. Un día las convoca en busca de consensos para acabar con la inseguridad ciudadana, para impulsa el crecimiento económico o cerrar filas frente a Chile, para luego, al día siguiente, amenazarlas o perseguirlas como si fuesen enemigas.

Esta constante ha marcado la conducta del presidente Ollanta Humala. Solo en el último año, desautorizó al último intento concertador del ex presidente del Consejo de Ministros Juan Jiménez, e hizo abortar otra iniciativa similar que intentó hace poco el actual titular de la PCM, César Villanueva.

En el más reciente episodio de esta esquizofrenia política, Humala digitó a su bancada y a sus aliados en el Congreso para que impidan que Alan  García sea candidato el 2016, y para que persigan a ex ministros del Apra hasta encarcelarlos, y luego convocó al líder aprista para hacer un gesto de “unidad nacional”.

Como en la Aldea Global todos podemos saber lo que en verdad pasa en cualquier país, en el sur deben estar riéndose de la “unidad nacional a lo Humala”, al ver que en el Perú hay más bien una discordia nacional atizada por el presidente, que se entromete incluso en un conflicto entre dos empresas periodísticas para promover una ley velasquista-chavista contra la libertad de prensa.

Quien crea que estamos ante simples arrebatos chavistas momentáneos y que al final Humala respetará la Hoja de Ruta se equivoca. Esto solo pueden creérselo los novatos en política o quienes miran todo tras el cristal de sus fobias personales, como Mario Vargas Llosa.

En los dos años y medio de este gobierno ha sido constante el afán de la pareja presidencial de polarizar, de tratar a la oposición como a enemigo, de lanzar globos de ensayo para medir la reacción social ante a un posible viraje chavista. El intento de re-estatizar Repsol, la campaña pre-electoral de Nadine Heredia, el intento de imponer una ley anti prensa, lo confirman.

Las consecuencias de esta política irresponsable la pagan los más pobres, quienes, al ser ahuyentadas las inversiones, pierden la oportunidad de tener un empleo digno y mejorar su calidad de vida. Nos alegra que el 2013 se hayan creado 109 mil empleos, pero nos apena que por indolencia del gobierno se hayan dejado de crear otros 200 mil.

Pero ¿Qué busca Humala al polarizar? La experiencia cercana nos enseña que la polarización es el recurso predilecto de quienes usan la democracia para implantar modelos autoritarios que les permite atornillarse en el poder: El chavismo va en su cuarto gobierno en Venezuela y Evo Morales ya alista su tercera elección en Bolivia. De esto se trata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s