Nobel a la soberbia

Mario Vargas Llosa acaba confirmar que cuando opina sobre política peruana los demonios de la soberbia y el rencor se apoderan de su alma. De otro modo es imposible explicar por qué ha declarado, en su última entrevista con Andrés Oppeheimer, que Ollanta Humala es “uno de los mejores presidentes que ha tenido el Perú” y que “ésta es una de las razones por las que el Perú está creciendo y modernizándose”.

Vargas Llosa sostiene tales afirmaciones en tres argumentos: 1) Humala no ha sido Chávez, ha respetado la democracia. 2) Ha continuado la política de apertura comercial; y 3) Ha continuado la política de estímulo a la inversión y respeto a la propiedad privada. Contrastemos ahora sus palabras con la realidad.

1) Humala sigue el libreto de Chávez: Convivir con la democracia hasta acumular el apoyo popular necesario para dar el viraje. Por eso inyecta dinero a chorros a los “programas sociales”. Su drama es que no consigue apoyo porque el Perú cambió: pobres extremos son solo el 10%, y más que dádivas estos quieren oportunidades. Está copando además los mandos del ejército con sus compañeros de promoción, ¿acaso para manejar las elecciones del 2016?.

Otras pruebas de su chavismo son el intento de re-estatizar Repsol, la persecución a sus opositores democráticos (no a los radicales),  la reelección conyugal, que es la fórmula que usó el chavismo argentino para quedarse en el poder, su juramento por la Constitución estatista del 79. Y qué decir de sus “democráticos” antecedentes golpistas.

2) Humala frenó la apertura comercial y pretendió darle prioridad al Mercosur chavista. Congeló las peticiones de TLC con el Perú presentadas por India, Rusia y los países árabes. Solo gracias a la institucionalidad del MINCETUR y de la Cancillería se mantuvo activa la presencia del Perú en APEC, la Alianza del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico (ATP).

3) Arruinó la confianza de los inversionistas con la intentona Repsol y la reelección conyugal. El Perú NO ha captado nuevas inversiones grandes con Humala, y las que ya existían están paradas o se retiraron por la “consulta previa” y porque el gobierno se niega a enfrentar a los radicales anti-inversión.  Conga es el símbolo de la ineficiencia del régimen.

Humala frenó el crecimiento de la economía, privando a los pobres de oportunidades para salir de la pobreza. En agosto el PBI creció sólo 0.8% con respecto a julio, y con relación a agosto del 2012 solo 4,3%. Si Humala hubiese continuado las políticas económicas, como dice Vargas Llosa, hoy estaríamos creciendo 8% o 9% y no retrocediendo.

Humala también truncó la importante reforma magisterial iniciada por el gobierno anterior, ha menoscabado la libertad de los ciudadanos al obligarlos a depositar sus ahorros en una AFP impuesta por el estado, y  a darle de comer a sus hijos la lonchera escolar que el régimen considera “sana”.

Por si fuera poco, los programas sociales no llegan a los pobres y naufragan en un mar de denuncias de ineficiencia y corrupción que ocasionan intoxicaciones múltiples de niños.

Según las encuestas, para 7 de cada 10 peruanos Humala es ineficiente, ha creado más burocracia y ha detenido el avance del país. Pero Vargas Llosa dice “No me equivoqué, es uno de los mejores presidentes que ha tenido el Perú”. Y dice además que el ascenso del Perú empezó con Alejandro Toledo, ignorando así -por odio a Fujimori- que el proceso económico virtuoso nació con la Constitución de 1993.

Vargas Llosa avaló a Toledo y se equivocó;  después a Humala y volvió a errar. Pero su soberbia es tan grande que no lo admite. Vive aferrado a la imaginación, de espaldas a la realidad.

6 comentarios en “Nobel a la soberbia

  1. Es lamentable que odios viscerales nublen la mente de nuestro laureado escritor. Cuando leía a Vargas Llosa en mi juventud lo tenia bien alto y pensaba que cuando postulaba a la presidencia del Perú, podría ser el iluminado; el Mesías que tanto esperábamos los peruanos, pero poco a poco se me fue cayendo. Terminó por derrumbarse cuando después de perder las elecciones frente a Fujimori, despotrico contra el Perú y los peruanos, y quienes tenemos buena memoria así lo recordamos. Desde allí para adelante en toda participación que tuvo y donde nuestro escritor apoyaba fue errada, lo mas saltante, como el hecho de apoyar lo hecho por la CVR, el triste apoyo a Toledo y ahora lo mencionado últimamente, hecho que ha motivado mi comentario. Ningún peruano inteligente puede estar de acuerdo cuando Vargas dice que el ascenso del Perú fue con Toledo, ¡que feo suena eso!. Recuerdo que el candidato Toledo le pedía al entonces presidente Fujimori dejarle construir el segundo piso. ¿Es posible construir un segundo piso sin tener un primero?. A buen entendedor, pocas palabras.
    Volviendo a nuestro laureado escritor, le sugiero que solo se dedique a escribir sus novelas que estoy seguro todavía puede y nos siga brindando mas satisfacciones, pero que por favor no haga ni comente nada de política, solo así seguirá manteniendo la admiración de este humilde comentarista. De no ser así estoy muy seguro que esta vez se ganará otro Nobel, pero será el Nobel a la soberbia. Vargas Llosa es un buen escritor, como político; sigue siendo un buen escritor.

  2. Siempre reitero el comentario de mi profesor de literatura en el colegio, el poeta Jorge Bacacorzo, acerca de MVLL: “Escribe bien las estupideces que piensa”. La primera narrativa de Vargas me atraía poderosamente. Su narrativa madura, en cambio, me aburre sideralmente. Ha de ser verdad lo que decía Sábato, que un gran escritor no es un artífice de la palabra sino “un gran hombre que escribe”. Y más allá de su erudición, con sus odios Vargas ha demostrado ser un hombre pequeño. Porque son los de un hombre herido en lo más profundo de su orgullo, de su visión egocéntrica y megalómana de la existencia y de la historia. Releer “El pez en el agua” es penetrar en el mundo terriblemente enrevesado de su alma, de sus retorcimientos, de la presunción de ser el fiel de la balanza de la historia peruana, el impoluto Torquemada que condena en otros lo que en sí mismo disculpa. Quién sabe, ese sea su valor literario, el dramático testimonio de un fanático disfrazado de liberal disfrazado de moralista disfrazado de libertino disfrazado de apátrida. Tendría ganas de sentir compasión por esta alma atormentada, pero estoy seguro que si por algún equívoco de la vida la pobre opinión de este ciudadano llegara a sus oídos, tendría por respuesta que él no responde a cacasenos y bribones.

  3. Sin duda Uds. saben que una gran parte de los peruanos respetamos las opiniones de MVLL, y que el mundo entero tomas su opiniones políticas como fuente de información, debido a su capacidad de análisis. El premio Nobel, precisamente le dieron debida a esa capacidad, más que a la de imaginar mundos ficticios.

    Esta es la escueta, pero llena de simbolismo, razón que dio la Academia Sueca, para otorgar el premio a MVLL.

  4. “por su cartografía de las estructuras del poder y sus mordaces imágenes sobre la resistencia, la revuelta y la derrota individual”

  5. OSCAR RICARDO DICE
    La opinión politica de MVLL está sobrevaluada en el Perú. Leer lo que escribe sobre Humala lo pinta de cuerpo entero. Una lástima por Vargas Llosa que vive tan prisionero de su odio, como Fujimori de una sentencia injusta.

    • Sentencia Injusta??? Muchos peruanos no pensamos así. Espero no por eso digan que odiamos el Perú….Soy testigo de los muchos DELITOS que se cometieron en el gobierno de vuestro protegido !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s