Humala apuesta a perdedor

¿Le doy luz verde?

¿Le doy luz verde?

El presidente Ollanta Humala ha decidido seguir gobernando con el Gabinete que encabeza Juan Jiménez Mayor. Está en su derecho, la Constitución lo faculta, pero la política real le aconseja renovar el Consejo de Ministros desde la cabeza, por una razón contundente: Ha fracasado. El balance de este Gabinete se resume en una palabra: Parálisis.

Jiménez carece de liderazgo, ha sido incapaz de atraer nuevas inversiones, ha claudicado a su deber de liderar el Consejo compartiendo esa facultad con Nadine Heredia. Eligió ser un subordinado de la primera dama, antes que  el conductor político del Ejecutivo.

Los resultados del Gabinete están allí: La inseguridad ciudadana ha aumentado, se frenaron la reforma de la educación y las inversiones en infraestructura, minería y petróleo; se ha devaluado el principio de autoridad por el mal manejo de los conflictos, y se ha enrarecido la atmósfera política porque el gobierno prefiere la confrontación en vez de la concertación. Como consecuencia de todo esto, la aprobación ciudadana del presidente se ha desplomado a 35% y la desconfianza de los inversionistas  ha retornado al nivel que tenía en julio del 2011.

No cabe la excusa de la crisis internacional, porque hemos estado en las mejores condiciones para enfrentar ese fenómeno. Muchas empresas han decidido suspender sus planes de inversión y recortar sus gastos principalmente por las malas políticas del gobierno.

Las únicas acciones positivas de los dos primeros años de Humala han partido del Ministerio de Economía y Finanzas: Reforma de la administración pública y medidas para enfrentar la crisis internacional. En cambio, las que alentó  Jiménez han obstaculizado el crecimiento y han alentado el enfrentamiento político: La consulta previa, el Senace, el ordenamiento territorial, la reelección conyugal, el intento de re-estatizar los activos de Repsol, el apoyo a Nicolás Maduro, el empoderamiento del nefasto procurador Arbizu, etc.

¿Qué sentido tiene entonces seguir apostando por este Gabinete? Tal vez la pareja presidencial cree que la alianza con la izquierda que lidera Diego García Sayán – avalada por Vargas Llosa y Toledo –  puede aportarle los cuadros políticos y técnicos que no tiene el Partido Nacionalista. Craso error, esa orfandad es compartida igual por ambos grupos.

Si Humala cree que la solución a sus problemas está en los “programas sociales” se equivoca porque estos aportan muy poco a la reducción de la pobreza. Si ésta ha caído de 60% a 25% en 12 años ha sido principalmente por la inversión privada; sería insensato negar esta realidad.

Mantener el rumbo político actual hará que el gobierno llegue sin oxígeno al final de su gestión y los peruanos tendremos que soportar tres largos años más de mediocridad e incordia. Si el presidente reflexiona  entenderá que, por su propio bien – y el de todos –, debe reorientar su gobierno, darle coherencia y eficiencia con un Gabinete que tenga una visión de futuro clara, que podría ser encabezado por Luis Miguel Castilla.

Seguir apostando por la izquierda que encarna Jiménez es ir a perdedor, ir indefectiblemente al fracaso político total, en perjuicio del país.

 

 

Un comentario en “Humala apuesta a perdedor

  1. OSCAR
    Entonces, hay que cambiarle esposa al presidente para que esté mejor asesorado y el Premier tenga una consejería que le permita mostrar alguna virtud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s