Criminalizando de la política

García investigado  Nubes oscuras se ciernen sobre el futuro de nuestra democracia. Un plan autoritario amenaza con secuestrarla igual como ha sido secuestrada en Venezuela, Bolivia, Argentina y Ecuador. Se pretende imponer la reelección de la pareja presidencial, de manera ilegal, ilegítima e inconstitucional. Y en ese empeño no reparan en criminalizar la política.

Ilegal porque la Ley Electoral señala expresamente que ningún familiar directo del presidente en ejercicio puede ser candidato a la presidencia.  Ilegítima porque sería una candidatura de origen espurio. E inconstitucional porque la Constitución prohíbe la reelección presidencial consecutiva directa o indirecta. Esta enmienda fue aprobada por consenso el 2001, tras la traumática experiencia reeleccionista que polarizó el país en los años 1995-2000.

Pese a lo señalado, la pareja presidencial mantiene una actitud evasiva o ambigua ante dicho plan, suscitando una preocupación justificada. En vez de  deslindar con la reelección indirecta, la señora Nadine Heredia viaja por el país comportándose como candidata en campaña.

Mientras tanto, los operadores políticos del gobierno en el Congreso y la prensa han iniciado una campaña destinada a demoler la imagen de  Alan García, y eventualmente a judicializarlo, para minar su posible candidatura el 2016. Todo indica que luego sucederá lo mismo con  Pedro Pablo Kuczynski, Luis Castañeda o Keiko Fujimori.

Además, procuradores y operadores de justicia judicializan acusaciones políticas y mediáticas, las tramitan sin corroborarlas. Es decir el estado al servicio de un plan autoritario que ciertos garantes juraron nunca llegaría. ¿Dónde están hoy esos garantes?

Tales hechos explican la exaltación del régimen chavista que hizo Ollanta Humala tras la muerte de Hugo Chávez, cuando llegó al extremo de afirmar que el autócrata fue un ejemplo a seguir.

Es hora de recordarle al presidente que el primer deber constitucional del jefe de Estado es cumplir y hacer cumplir la Constitución. Ergo, está impedido de participar en  cualquier intento de violar el orden constitucional.

Humala debería entender que la criminalización de la política solo conduce a la inestabilidad social y política, y daña la seguridad  jurídica, pilar del clima de inversión. Ningún inversionista podría sentirse seguro viendo que la justicia es utilizada como instrumento político.

En última instancia, la reelección le hace daño a Humala porque preocuparse en las próximas elecciones lo distrae y le resta posibilidades de hacer un buen gobierno.  ¿Acaso cree que haciendo un gobierno mediocre él o su esposa ganarían la elección? Sería casi imposible.

Si acaba bien su mandato, podrá tentar la presidencia el 2021. Pero si cae hoy en la tentación totalitaria de quebrar el estado de derecho, acabará igual que todos los regímenes autoritarios en la historia: repudiados y echados a la fuerza del poder.

Un comentario en “Criminalizando de la política

  1. ES EVIDENTE LOS DESEOS ASOLAPADOS DE NADINE HEREDIA SER LA PROXIMA PRESIDENTE Y OLLANTA BIEN GRACIAS NO DICE NADA, QUE DICEN EL CHOLO SAGRADO Y EL CONEJO MARIO VARGAS LOS GARANTES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s