Huérfanos negacionistas

izquierda  Los peruanos hemos recuperado una bandera justa y noble que nos pertenece a todos y que injustamente había sido usurpada durante décadas por los políticos de izquierda: la defensa de los pobres. La hemos recuperado gracias al crecimiento económico que está haciendo justicia con los postergados al darles la oportunidad que tanto esperaban para salir de la postración económica.

La justicia social la construyen hoy quienes creen en la libertad y tienen la convicción de que el verdadero desarrollo es aquel que lleva el bienestar económico a todos y no solo a la burocracia del partido único o a los allegados del estado mercantilista y oligárquico.

Las cifras son irrebatibles: la pobreza se ha reducido a la mitad y sigue retrocediendo cada día, las provincias crecen económicamente más que Lima, los ingresos de los hogares pobres se han incrementado, el 55% de los peruanos pertenece hoy a la clase media, la mortalidad y la desnutrición infantil han caído drásticamente. En suma, la pobreza y la desigualdad están diluyéndose en el avance del progreso.

Pero la izquierda se resiste a aceptar esta realidad y se aferra desesperada a un negacionismo económico que acelera su extinción. Primero negó el crecimiento, luego negó la reducción de la pobreza, también negó el desarrollo de las provincias y la caída de la desigualdad. Nada ha cambiado para bien en la economía de los peruanos, según ella. Encerrada en su autismo ideológico, se ciega y repite sin parar “somos más pobres que antes”.

Un referente del pensamiento izquierdista, el político y sociólogo Sinesio López, acaba de lanzar un nuevo argumento – una suerte de salvavidas  – que a todas luces le ha salido desinflado. Según López, es cierto que la desigualdad se ha reducido, pero la mayoría de los pobres son indígenas; ergo, la reducción de la desigualdad es racista.

López ignora al parecer que el 90% de nuestra clase media emergente la conformamos cholos y mestizos, y que en la década pasada hubo muchos más indígenas pobres que hoy, y que esa brecha de pobreza – que heredamos de las políticas estatistas que él promueve – se está cerrando de manera acelerada. Solo dice lo que lleva agua para s molino marxista.

También oculta que los nuevos líderes emprendedores del Perú moderno se apellidan Carhuacari, Añaños, Flores, Rodríguez, Guizado, y son provincianos, cholos a mucha honra. Se niega a reconocer que el mercado ha democratizado las oportunidades de acumular capital y está haciendo realidad la descentralización del país.

De haberse reclamado la defensora de los desposeídos, acaba sus días convertida en la principal amenaza para los pobres, en la única fuerza política decidida a desmontar la economía que está acabando con la pobreza. Ha elegido emular a la izquierda retrógrada boliviana, antes que a la uruguaya o la chilena. Triste final el de la izquierda peruana: se extingue lentamente, huérfana de ideas y de propuestas, sumida en la oscuridad de su autismo.

4 comentarios en “Huérfanos negacionistas

  1. Muy acertado comentario. La izquierda ha sido relegada por no evolucionar y haberse quedado con los mismos planteamientos de hace 50 años.

  2. No importa cuánto se avance en la derrota de la pobreza. Siempre habrá un pequeño segmento de pobres por los cuales la izquierda dogmática pondrá el grito en el cielo acusando de “fracaso” al capitalismo. Son expertos en mostrar las fotos de niños indigentes para “probar” que el sistema ha fracasado. No importa si en los hechos la pobreza se limite al 5%. Los dogmáticos siempre hablarán de fracaso.

    En cambio las miserias que el socialismo ha sabido fabricar son camufladas con el sambenito de la igualdad y la solidaridad, y con la ausencia de explotadores. Ah, y no se olvide de la “dignidad” y de la “soberanía”. La consigna de los socialistas es “pobres pero dignos”.

    • Desde el Perú profundo, al fin sentimos, los que nos negamos siempre a ser empaquetados en el “socialismo”, en el sector contestario o resentido en que nos quiso adocenar la oligarquía excluyente, y sus más leales servidores, los “izquierdistas” de todo cuño, al fin sentimos el encuentro “oficial” con lo que siempre hemos sido, en este país, los dueños de nuestras costumbres, los herederos de nuestra história, los auténticos protagonistas del Perú, la aútentica derecha que cabría reconocer, solo que para algunos es dificil, por que es chola, se apellida Quispe, Panduro, Huamán, BIENVENIDO EL PERÚ DE TODAS LAS SANGRES, INKARI!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s