La caída de Guzmán y la derrota de Sendero

  La captura de Abimael Guzmán es uno de los mayores hitos de la gesta nacional que fue la victoria sobre Sendero Luminoso, la banda terrorista más cruel y sanguinaria del mundo.

El trabajo tenaz y sacrificado de un puñado de agentes de la ex Policía de Investigaciones del Perú (PIP), fue clave para atrapar al escurridizo genocida. El país les reconoce ese enorme mérito, y también se los agradece.

La decisión del Congreso de condecorar a los ex miembros del GEIN es un justo reconocimiento, pero también es una reivindicación política de la victoria sobre el terrorismo, y un mensaje claro para quienes hoy pretenden andar por el camino de Guzmán.

Pero durante la celebración, hemos leído opiniones de quienes han querido utilizar la efeméride para rescribir la historia según sus intereses mezquinos.

La afirmación más tendenciosa es la que reduce aquella gesta a la captura de Guzmán, con el mismo maniqueísmo que también reduce la actuación de las fuerzas del orden a los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta.

Todo con el afán de negarles cualquier mérito o aporte en la victoria a los gobiernos democráticos que enfrentaron a Sendero – sobre todo al de Alberto Fujimori – y a las fuerzas armadas.

La historia los desmiente: Cuando Guzmán fue atrapado por el GEIN, su proyecto político estratégico, la “guerra popular del campo a la ciudad”, ya había sido derrotado por el campesinado, que se rebeló contra Sendero.

Los primeros en rebelarse (1983) fueron los comuneros de Iquicha, Huanta. La rebelión duró poco porque un grupo de iquichanos mató a ocho periodistas en Uchuraccay, y por este hecho un sector de la prensa los llamó “paramilitares”. Sendero se aprovechó de esto para masacrarlos.

A mediados de los 80’, los Comités de Autodefensa echaron a Sendero del VRAE, apoyados en silencio por algunos jefes del ejército, ya que los altos mandos y el gobierno desconfiaban aún de los campesinos.

A finales de esa década, el gobierno de Alan García decidió apoyar a los Comités y se formalizó así la alianza con el campesinado contra Sendero.

Pero el estado carecía aún de una estrategia integral contra el terrorismo. Un episodio indignante reveló esa grave carencia en 1988: Un tribunal absolvió a Abimael Guzmán – en ausencia – de los crímenes perpetrados por Sendero.

En 1990 Fujimori puso en marcha una estrategia que comprometió en la lucha al Ejecutivo, Ministerio Público, Poder Judicial, Sistema Penitenciario, Policía, etc., a partir de un marco jurídico nuevo que selló la derrota de Sendero.

La alianza de campesinos y militares obligó a Guzmán a replegarse a Lima, lanzando una oleada de asesinatos y atentados para hacer creer que estaba cerca de tomar el poder.

En realidad estaba desesperado. Sabía que el GEIN le pisaba los talones desde junio de 1990. Así llegó el memorable 12 de septiembre de 1992, y esta vez Guzmán y su cúpula no pudieron librarse de la justicia, pues ya había una legislación antiterrorista. Gracias a ésta, hoy purga su merecido: cadena perpetua.

2 comentarios en “La caída de Guzmán y la derrota de Sendero

  1. Esto dejó en claro, que no todo en el interior del pais era, rojo, izquierdista, y por tanto políticamente marginal, al gusto de la derecha tradicional, elitista y excluyente, se pudo sentir el autentico nacionalismo de los pueblos defendiendo su terruño y su cultura, se pudo sentir el aliento profundo del hombre de los lugares mas olvidados, se entendió por fin que los Quispe y los Panduro, no tienen necesariamente que ser socialistas, marxistas, marginales o resentidos sociales, como algunos todavía creen, si no que es posible una posición responsable y legítima de miles de familias que han construido con honor y dignidad su vida , su patrimonio y su vigencia, que es posible una derecha inclusiva y legitima, de esta Patria nuestra, de todas las sangres, esa es la puerta que franqueó Alberto Fujimori, su herencia imperdonable para los que ya sabemos.

    Un Abrazo Fraterno Víctor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s