La reconciliación olvidada

  El autogolpe del 5 de abril de 1992 marcó un hito en la historia del Perú, para bien o para mal. Lo “políticamente correcto” es condenarlo a gritos, así que no lo haré. Solo deseo reflexionar sobre aquel episodio a partir de hechos objetivos.

El ex subsecretario de estado norteamericano Bernard Aronson (1989-1993), reveló hace unos años que a comienzos de la década de los 90’, Washington evaluó la posibilidad de crear una fuerza militar multinacional que ocupara el Perú para evitar que el país cayera en manos de Sendero Luminoso.

Mientras en EEUU se hacía esa evaluación, en el Perú se libraba una dura disputa política entre el gobierno y la oposición en torno a cómo debían ser enfrentados graves problemas: terrorismo creciente, quiebra económica, aislamiento financiero, e ineficiencia o ausencia del estado en gran parte del país.

El Ejecutivo proponía reformas radicales para encarar la situación, pero la oposición –excepto Libertad y parte del PPC- creía que aún era posible hacerlo sin alterar el statu quo.

La confrontación se dio desde el inicio del gobierno de Alberto Fujimori. En julio de 1990 éste pidió facultades para legislar de urgencia y el Congreso se las dio un año después.

Cuando Fujimori dictó dichas normas urgentes, el Congreso derogó 28 de ellas, y después (enero 92) aprobó la “Ley de Control Parlamentario de los actos normativos del Presidente de la República”, que permitía al Congreso derogar por mayoría simple cualquier decreto de urgencia.

El enfrentamiento se libró de manera muy intensan los medios de comunicación, y la ciudadanía lo siguió con atención porque esperaba que el gobierno resolviera los graves problemas, en particular el terrorismo y la inflación.

El 5 de abril fue el desenlace de esa confrontación. Fujimori la zanjó el conflicto saliéndose del marco constitucional, y a pesar de ello la medida extrema recibió un respaldo rotundo de la ciudadanía.

Con todo el poder en sus manos, Fujimori ejecutó sus reformas y consiguió pacificar el Perú, sacarlo de la quiebra y enrumbarlo hacia el desarrollo. Sin embargo, estos logros no tuvieron un correlato político que pusiera fin al conflicto con la oposición. Al contrario, cegado por el éxito y en vez de convocar y unir, Fujimori siguió vapuleándola y la marginó por completo, sembrando en ella un resentimiento, .

Al caer el gobierno de Fujimori y tomar el poder sus opositores, todo ese resentimiento afloró, atizado por los más radicales, y el ex presidente acabó preso tras ser sometido a un juicio politizado e injusto.

Durante la revancha se llegó al extremo de entregarle a la izquierda el control de los órganos del estado ligados al sistema de justicia (el 90% de los terroristas presos fueron liberados), se liquidaron los servicios de inteligencia y fueron echados del estado a técnicos altamente calificados para reemplazarlos por activistas políticos.

Es hora de reflexionar sobre éstos hechos, de reconocerlos y enmendarlos. Es hora de dejar atrás los rencores, de pasar la página y unir al país, pues el fujimorismo ha demostrado que es una fuerza democrática y popular importante. Esta es la reconciliación que espera y que demanda el Perú.

Anuncios

7 comentarios en “La reconciliación olvidada

  1. Hay que recordar que no se puede llorar por la ruptura del “orden constitucional” cuando no existía dicho orden. El Perú era un caos. Sendero hacía lo que le daba la gana, igual que el MRTA, sin que las fuerzas “democráticas” tuvieran ninguna capacidad de reacción. El Poder Judicial se dedicaba a soltar a los terroristas y los que estaban presos habían tomado los penales. Las universidades públicas estaban en manos de Sendero. ¿Entonces de qué “orden constitucional” nos hablan estos llorones?

  2. Solo la ceguera, producto del odio que los llamados politicos a lo largo del periodo de su revancha como bien alentando la vigencia de miserias humanas propio de sociedades primitivas. Nuestra patria y su pueblo no necesitan de mas odios y venganzas.

    El Peru, cambio; quienes no quieran aceptarlo, dejemoslo sigan en su ceguera y debilidad mentalporque ni aun ven que sus odios terminaran dandole a sus hijos y demas, una patria que nunca se lo merecen.

  3. VICTOR.- tienes toda la razon , el pais entero sufria en ese monento el caos mas grande de la historia y los politicos estaban maniatados a la solucion de los problemas del PERU y la unica salida fue cerrar el CONGRESO y dislocar la democracia , pero ahora se ven los resultados que muy pocos lo desconocen en especial la REPUBLICA y sus seguidores .

  4. Con el respeto que se merece el Autor. Si fue Políticamente Correcto. Lo dice la CONSTITUCIÓN. El señor Presidente Alberto Fujimori Fujimori tenia un Congreso en contra y para salvar al País como ud, lo reconoce no quedaba otra.
    de no haberse tomado esa desicion hoy día no estaríamos en el sitial económico en que nos sitúan la ASEGURADORAS DE RIESGOS INTERNACIONALES.
    Lo de Valentin Paniagua y de Alejandro Toledo fue una traición al PUEBLO PERUANO.

  5. También sería interesante recordar que el primero en violar el Orden Constitucional según el Constitucionalista (y congresista del FREDEMO) Chirinos Soto fue el Congreso al aprobar una ley inconstitucional para “controlar las atribuciones del Presidente” , asimismo varios parlamentarios amenazaron en múltiples ocasiones con “vacar al Presidente” , y esto legalmente podían hacerlo con mayoría simple.

    En esta investigación histórica relato con fuentes probadas todos los hechos previos que desencadenaron el autogolpe del 5 de abril. Link: http://catarsisyharakiri.blogspot.com/2012/04/causas-del-autogolpe-del-5-de-abril.html , saludos

  6. Coincido con la opinion del autor de políticamente incorrecto,no habia otra salida o lo vacaban al presidente Fujimori la oposicion y seguiamos con los problemas mas grandes que tenia el Perú como la hiperinflacion, el terrorismo y la paz con el Ecuador, pero el presidente tomo una sabia decision de cerrar al congreso porque de otra forma no ´podia gobernar, era necesario para poner orden pues no la dejaban trabajar, y alli lo vemos el crecimiento de nuestro pais hasta ahora lo venimos disfrutando de eso tenemos que estar muy agradecido, por eso es el mejor presidente del Perú, como no vamos estar agradecidos de este hombre ver a nuestro pais como crece hay trabajo para nuestros hijos, sin embargo adonde esta este hombre que hizo mucho por nosotros, injustamente sentenciado por un juez, que en venganza dicto esa sentencia, la sentencia estuvod lista una año antes y llamo a sus amigos en españa para preparar la sentencia antes que habian declarado los testigos pero la sentencia ya estuvo lista, asi nos hemos portado con este hombre que trabajo sin sesar por este pais, por eso Fujimori siempre estara presente en los corazones de miles y millones de Peruanos.

  7. “Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.”
    Palabras de Martin Luther King, que pueden graficar en pocas palabras la conducta de cierto sector del país, que hoy, olvida la situación en la que vivía el Perú. Olvidan que el país ya estaba repartido entre Sendero Luminoso y el Movimiento Tupac Amaru. Olvidan que en el Primer Poder del Estado, llámese Congreso, estaban enquistado representantes del Comunismo, de la izquierda extrema radical y, posiblemente de algunos Pro-terroristas que impedían cubrir los grandes vacíos de nuestra Constitución para la lucha contra el terrorismo.
    Olvidan, desconocen y/o niegan atenuantes en los excesos que pudieran haber cometido tanto las Fuerzas Armadas como las Fuerzas Policiales, al no estar lo suficientemente preparadas para enfrentar estos movimiento subversivos, que dicho por expertos mundiales, contaban con un alto grado de sofisticación en todo hispanoamérica ya que fueron preparados por Tupamaros uruguayos, montoneros argentinos, fidelistas cubanos, etc., etc.
    Dónde está ese alto porcentaje de peruanos que celebraron el cierre del Parlamento y que hoy, mucho de ellos, son ácidos críticos del gobierno de Fujimori? Dónde están, los que antes vivían, con el alma en la boca, en sus centro de trabajo, en sus hogares y en las calles por el temor de un atentado masivo y no selectivo? Dónde están los que rezaban y pedían en sus oraciones que sus hijos volvieran sanos y salvos de sus colegios, o del espectáculo al que acudían?
    Dónde están los que vivían en penumbras, gracias a la voladuras de las torres eléctricas, donde tenían que alumbrarse con velas, lámparas, linternas y grupos electrógenos”
    No soy, ni fui Fujimorista. Condeno cualquier acto de corrupción. Condeno cualquier exceso cometido por las Fuerzas Armadas y/o Policiales en su lucha contra el terror, mas soy consecuente con la situación por la que vivía el país. Soy demócrata, mas no democratista. Simplemente, soy un peruano, que al margen de cualquier ideología democrática que practique o profese, no puedo dejar de reconocer, que era necesario el cierre del Congreso, para luchar contra el terrorismo, porque la Primera Obligación que tiene cualquier gobierno, como mandaba el Primer Artículo de la Constitución de 1979 “­La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado. Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla.” El Artículo 2.­Toda persona tiene derecho a la vida, a un nombre propio, a la integridad física y al libre desenvolvimiento de su personalidad. Por lo tanto, los gobiernos que NO ACTUARON en cumplimiento de estos DOS PRIMEROS ARTICULOS de la Constitución de 1979 [hago mención a esta ya que muchos critican la de 1983] son gobiernos que incumplieron estos primeros mandatos constitucionales. Hecho que por omisión deberían de haber sido expulsados por el pueblo, por ineptos, incapaces y que son co-responsables de todas las muertes que se sucedieron durante su periodo.
    Bien se sabe quienes son mucho de los anti-fujimoristas. Me remito a la frase de Luther King, quienes jamás por sus bajas pasiones y/o por sus intereses políticos y subalternos pueden albergar una real y verdadera reconciliación. Termino, con un pensamiento de Aristóteles al hablar de las democracias: “Las democracias son para los iguales, para los que creen el prima lex y la prima ratio. No son para los desiguales que creen en la bruta violencia. Para ellos el patíbulo que se levantó para otros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s