Preso 11 años sin sentencia

  El general EP (r)  Juan Rivero Lazo está preso desde el 24 de marzo del 2001, sin que haya una sentencia judicial firme en su contra, lo cual es un record mundial de violación del Debido Proceso, derecho consagrado por la Constitución y los tratados de derechos humanos. Fue acusado de terrorismo y recluido en los calabozos de la Dincote, donde estuvo incomunicado 15 días. El día que lo detuvieron tenía 59 años de edad, hoy tiene 70 años. Los 11 años transcurridos exceden en extremo el plazo razonable para que un ser humano sea procesado judicialmente. Sin embargo, ninguna ONG de Derechos Humanos denuncia esta violación, más bien la justifican y presionan para que siga. El 2005 la familia del general Rivero denunció al Estado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y ésta tardó cinco años en responder con un pedido para que el Estado haga su descargo. Cada gestión de la familia Rivero ante la CIDH tarda en promedio un año, hecho que contrasta con la celeridad con que aquella tramita las denuncias de las ONG antimilitares. La señora Orietta de Rivero ha denunciado que su esposo está preso en venganza por haber rechazado un chantaje político. El 2001, según denuncia, un asesor de una Comisión del Congreso que Investigó a Alberto Fujimori visitó a Rivero y le propuso que declarara que el ex jefe de estado sabía del Grupo Colina. A cambio de ello acabaría su suplicio, pero si se negaba, le abrirían nuevos procesos con orden de captura para que no saliera libre. La misma propuesta, según Orietta Rivero, le hizo el abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL) Antonio Salazar al abogado del general, Mauricio Rodríguez. Esto fue denunciado, pero la fiscalía no hizo nada. Como Rivero rechazó el chantaje, la amenaza se cumplió. El 2007, al vencer el plazo de carcelería sin sentencia, y cuando debía salir libre, empezaron a abrirle cinco nuevos procesos con orden de detención, algunos absurdos, como el caso Pedro Huillca, cuyo asesinato fue reconocido por Sendero Luminoso. El 2009, cuando el presidente de la Corte Suprema Javier Villa Stein visitó el penal San Jorge, Rivero le expuso su caso ante de la prensa, y aquel dijo que el Poder Judicial “no podía prestarse a abrir nuevos casos a un interno sometido a un proceso tan largo”. Sin embargo, las cosas empeoraron. Los nuevos juicios continuaron a marcha lenta, en venganza por haberse quejado. Una suerte distinta han corrido los coroneles Víctor Silva y Alberto Pinto, ex jefes directos del Grupo Colina; y el general Pérez Document, jefe de las tropas destacadas en La Cantuta, quienes están libres, o en su casa, porque aceptaron culpar a Fujimori. Qué diferencia con el trato que César San Martín le da hoy al cabecilla “Artemio”. A éste sí le hace un solo juicio –pese a sus múltiples crímenes -, rápido, y con una sola sentencia. Por algo San Martín ha sido asesor de la Comisión de la Verdad y de ONG caviares.

Anuncios

3 comentarios en “Preso 11 años sin sentencia

  1. Verguenza ajena ver casos como este. No me sorprende, ya que veo diariamente los abusos que se cometen. No hay quien saque la cara por los perseguidos, es mas comodo hacerse de la vista gorda y dejar pasar.
    Es un ejemplo de la persecucion demoniaca instaurada por el miserable de Paniagua y luego continuada por el ebrio.
    PENA POR SU FAMILIA Y AMIGOS!
    Salgan a los medios, hay personas que toman interes en casos como este; Lucar, por ej. (sin ser santo de mi devocion)
    Aqui al que patalea y reclam le hacen caso, ya ven como en la CIDH los tratan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s