Así se ensañaron con los comandos

Jueza Cecilia Polack

El 2001, cuando empezó la persecución política a nuestros héroes del comando Chavín de Huántar, el actual ministro de Defensa, Alberto Otárola, y su colega de Justicia, Juan Jiménez, formaban parte del grupo que promovía y aplaudía ese abuso.

No se les escuchó entonces protestar por esos maltratos. Más bien fueron operadores políticos de Diego García Sayán, cuando éste fue ministro de Justicia o de Relaciones Exteriores. 

Estas son las felonías cobardes que aquel estado cometió con los comandos: 

– El ministro de Defensa, Walter Ledesma, y el jefe del Ejército Carlos Tafur, los entregaron en bandeja a sus persecutores. 

– El Ministerio de Defensa ni el Ejército les brindaron una defensa legal. Tuvieron que pagarla con sus magros sueldos. 

– Los procuradores de García Sayán los humillaron acusándolos de formar parte de la red de corrupción de Vladimiro Montesinos. 

– Fueron procesados por magistrados “capacitados” por la ONG Aprodeh, parte civil en el proceso como defensora de los terroristas muertos. 

– El fiscal anticorrupción, Richard Saavedra, pidió una orden de captura abusiva y humilló a los comandos en los interrogatorios. 

– La juez anticorrupción, Cecilia Pollack, dictó la ilegal orden de captura y también los maltrató. 

– El general, Augusto Jaime. fue detenido y llevado en la Dircote. Saavedra iba para cerciorarse de que Jaime estuviera encerrado con terroristas. 

– La Fiscal de la Nación, Nelly Calderón, hizo suya la denuncia de Saavedra, que acusó a los comandos de haber asesinado a todos los terroristas. 

– Saavedra y Pollack le dieron carácter de prueba a la declaración del japonés Hidetaka Ogura pese a que la defensa no pudo interrogarlo. 

– El peritaje forense fue realizado por la ONG Equipo Peruano de Antropología Forense, socia de la Coordinadora Nacional de DDHH, que lideraba Aprodeh. 

Esta misma política de abusos se mantuvo durante 11 años en agravio de los militares acusados por la Comisión de la Verdad, unos 700 que hoy están bajo investigación fiscal o en proceso penal. 

En vez de medallas tardías, el Gobierno debe hacer un desagravio oficial por el daño que les infligió el propio Estado, darles una reparación económica a los comandos, y brindarles la mejor defensa legal a todos los perseguidos, tal como lo intentó hacer el ex ministro Rafael Rey, pero el gobierno anterior se negó. 

Los demócratas demandamos justicia y reivindicación para nuestros defensores. Y este gobierno está obligado moralmente a hacerlo, más aún si el presidente y el jefe del Consejo de Ministros son militares que vivieron la lucha contra el terrorismo.
Anuncios

Un comentario en “Así se ensañaron con los comandos

  1. Estos personajes de la izquierda caviar, se mueven en funcion al poder que los acoge, no tienen la mas minima etica. Si el presidente fuera un antimilitar, estos ya hubieran condenado a cadena perpetua a los chavin de huantar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s