Conga y el valor de honrar la palabra

            Detrás del movimiento anti-minero que pretende jaquear al gobierno se mueven grupos radicales cuyo único interés es frenar a cualquier precio el avance económico del país. Saben que cuando la pobreza sea reducida a su mínima expresión, ellos habrán sido derrotados estratégicamente.

Desde hace décadas pregonan que el “neoliberalismo” (la libertad económica) genera pobreza y desigualdad, y que la justicia social llega solo cuando un grupo de líderes iluminados por la historia – o sea ellos-, toma el control total del estado y la economía.

La angustia cunde en los extremistas porque cada día más peruanos comparten los beneficios del progreso. Les aterra que las ciudades del interior estén progresando con mejor infraestructura, mejores servicios y, sobre todo, más oportunidades.

El último espacio que les queda es el campo y por eso promueven a los “frentes de defensa” y grupos “ambientalistas” que “defienden” los recursos naturales y el ambiente.

Se mimetizan así porque cuando muestran su verdadero rostro el pueblo los rechaza. Su “lucha social” es un cuento chino que ni ellos se lo creen, un pretexto para sabotear las inversiones.

Para sobrevivir políticamente, los extremistas necesitan impedir que el progreso llegue al campo y la única manera de hacerlo es dinamitando a la minería, que es la locomotora que jalará hacia el progreso a la agricultura y la ganadería.

Por eso Conga es de “vida o muerte” para ellos. Si Conga va, no podrán frenar los demás proyectos mineros y perderán su último reducto. No les temblará la mano para defender sus intereses a sangre y fuego. Les importa poco si hay muerte, pues se nutren de ésta.

Ante este riesgo, ha hecho bien el presidente en encargarle la crisis a su mejor ministro (Oscar Valdés), y mejor aún éste al advertirle al presidente regional Gregorio Santos que tendrá responder por el vandalismo que se produzca. Por eso Santos ha intentado distanciarse del paro.

De otra parte, la decisión del presidente Ollanta Humala de apostar por Conga es responsable porque sitúa el interés del país por delante del partidista. Y también es consecuente porque él prometió seguir la Hoja de Ruta y está honrando su palabra.

Es además una decisión valiente porque supondrá un costo político que ya empieza a verse en el Partido Nacionalista, donde los más radicales acusan por lo bajo al presidente de estar “traicionando” al pueblo.

Los radicales se olvidan convenientemente de que ellos también aceptaron la Hoja de Ruta, que el día en que ese programa fue presentado al país ellos estuvieron allí, posando para la foto. Y se olvidan de los mítines de la segunda vuelta, en los que aplaudían a Humala cuando éste prometía que respetaría la Hoja de Ruta.

Pretenden ahora que el presidente traicione al país imponiéndole un plan de gobierno distinto, un programa que fue rechazado por el 70% del electorado. Eso sí sería una felonía.

Queda claro entonces quienes son los traidores y quien honra su palabra. La mentira, señores extremistas, siempre tiene piernas cortas.

 

Anuncios

Un comentario en “Conga y el valor de honrar la palabra

  1. Parece mentira, la situacion extrema ocacionada por la falta de autoridad y la ausencia del Estado como el ” ente ” con las mayorias, la izquierda en todos sus extractos siempre coludidos como los gestores de los conflictos sociales por que es su manera de sobrevivir ” prostituyendo a la pobreza ” …desde new jersey

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s