Basta de injusticias y humillación

¿Honrará su origen o lo traicionará?

La aberrante recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que pide que los 140 soldados del Comando Chavin de Huantar, héroes de la nación, sean juzgados como criminales de lesa humanidad, le plantea al presidente Ollanta Humala un momento ineludible de definición.
La ex procuradora Delia Muñoz ha aclarado que el gobierno ya había rechazado la pretensión de la CIDH el 12 de agosto, pero después reculó por presión del Canciller Rafael Roncagliolo al ministro de Justicia, Francisco Eguiguren.

La pregunta es si el presidente Humala y Salomón Lerner, fueron informados. Si lo fueron y lo aprobaron, han cometido un grave error y deben enmendarlo cesando a los ministros que indujeron al yerro y definiendo una posición justa.

El presidente debe definir si el Perú sigue sometido a las injusticias del Sistema Interamericano de DDHH, y traiciona a los suyos; o defiende la justicia y honra la verdad, la historia y la memoria de las 30 mil víctimas del terrorismo.

Si opta por lo recto, se le abrirá además la oportunidad de liderar una cruzada por rescatar la causa de los DDHH, hoy cautiva de grupos que la han convertido en blindaje de impunidad para el terrorismo.

Es absurdo que el Perú sea acusado y condenado por Delitos contra la Humanidad siendo esta figura penal aplicable solo a los estados totalitarios que asesinan y torturan en aplicación de políticas que consagran el odio religioso, racial o político.

Aceptar ese tipo penal para los delitos cometidos por policías y militares supone admitir que aquellos actos obedecieron a políticas de odio, lo cual es falso, pues la democracia no reprime a los terroristas por sus ideas sino por sus crímenes.

Es inaudito que la democracia agredida sea tratada como si fuese un régimen genocida, y los terroristas como si fuesen los judíos martirizados por Hitler. La Corte y la Comisión no solo son injustas, nos han humillado de la peor manera, con la venia de Alejandro Toledo y otros.

En la sentencia a favor de la terrorista prófuga Mónica Feria Tinta, la Corte nos obligó a rendir homenaje a los terroristas en cadena nacional de radio y televisión, a pedirles perdón, a indemnizarlos, y a hacerles un monumento. Entre los “desagraviados” figuran Osmán Morote y Atilio Cahuana, conocidos cabecillas.

Un presidente de esa Corte, el brasileño Cancado Trinidade, dijo en una sentencia que la muerte de terroristas presos que se amotinaron y mataron a policías, fue igual al martirio de la heroína francesa Juana de Arco.

El actual presidente de la Corte, Diego García Sayán, alentó conversaciones secretas con Abimael Guzmán, “ablandó” el sistema carcelario para terroristas y sentó las bases para la excarcelación de estos. El 2000 había unos 5000 en prisión, hoy hay menos de 300.

Ya es hora de decirle basta a las injusticias y humillaciones de la CIDH y la Corte. El presidente debe hacer justicia y desagraviar al Perú. No tiene otra opción.

Anuncios

Un comentario en “Basta de injusticias y humillación

  1. La accion de las FFAA al haber liberado casi a la totalidad de los reheenes con vida fue una de las tantas victorias mas que sumo el actuar de las FFAA en defensa de la democracia y el estado de derecho en el pais, no solo el Ejecutivo esta en el deber de defender la participacion de los valerozos oficiales que participaron en esa ocacion aun con la perdida de dos oficiales que supieron defender con sus cuerpos la integridad de los rehenes, en esta ocacion toca a todas las organizaciones civicas y patrioticas salir en defensa de los miembros de las FFAA y desagraviarlos de esa forma del accionar de esa izquierda azolapada que intenta desligitimizar la participacion de heroicos oficiales que no hicieron mas que cumplir el deber que el pais les encomendo, de otra parte debe el Estado en su conjunto mantener una posicion firme ante la CIDH y la Corte Interamericana, por intermedio de expertos abogados internacionalistas que hagan sentir que el pais es respetuoso de los derechos humanos y que la defensa de su democracia ante la arremetida terrorista de finales del siglo pasado fue ejecutada dentro de una sorpresiva reaccion que se tubo que ejercer, en principio apelando a la defensa inmediata ante metodos desconocidos del terrorismo y que con el transcurrir de los hechos se fue perfeccionando el actuar de las FFAA con un respeto cabal de los derechos humanos. No hay que olvidar que las FFAA son del pueblo, sus integrantes provienen de todos los confines del pais, y si ahora respiramos esta democracia aun imperfecta, es gracias a los miembros de las FFAA que el pais los creo y les encomendo la Defensa e Integridad del Territorio en los frentes externo e interno, ellos no hacen sino cumplir las ordenes del pueblo mayoritario que cree en su existencia, para ello veamos solo como un efimero ejemplo que el actual Jefe de Estado proviene de esas canteras, elegido por ese pueblo que cree en el actuar de esa clase de profesionales provenientes de las FFAA aun con las criticas de sus detractores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s