Corrupción, una historia de nunca acabar (I)

La cascada interminable de denuncias de casos de corrupción que hemos presenciado en estas semanas nos han hecho recordar cuanta vigencia mantiene la famosa frase del maestro Manuel González Prada: “en el Perú, donde se pone el dedo salta la pus”.

La acuñó a comienzos del siglo pasado para ilustrar de manera cruda el alto grado de corrupción que históricamente ha padecido nuestro país en el manejo de los recursos públicos.

El presunto tráfico de influencias del ex presidente del Consejo de Ministros Jorge Del Castillo para favorecer a la compañía petrolera de un amigo suyo, y el uso mafioso del organismo público de formalización de la propiedad (Cofopri) para hacer negocios turbios con terrenos públicos, son los dos últimos escándalos.

Pero en medio de ambas bataholas han pasado casi desapercibidos otros dos hechos graves: la presunta desaparición de 200 correos electrónicos que envió Rómulo León Alegría a los dos secretarios del presidente de la república, Mirtha Cunza y Luis Nava; y el presunto encubrimientos de dos magistrados supremos implicados en supuesto tráfico de influencias.

El abogado Luis Roy, defensor de León, ha denunciado que los 200 correos electrónicos estaban grabados en el disco duro de la computadora personal de su cliente, incautada por la policía, y que ahora han sido borrados.

La autoridad judicial también le debe una respuesta a la ciudadanía en este caso, pues tiene bajo su custodia la computadora de León Alegría.

El fiscal Jorge Milla y la juez María Martínez, a cargo de las investigaciones, también deben explicar por qué no han investigado al ex vocal supremo Roger Ferreira y al fiscal supremo José Peláez Bardales por los audios comprometedores de ambos  que han sido divulgadas por la prensa.

La juez Martínez tendrá que explicar además por qué el año pasado negó la existencia de un audio que compromete a Ferreira.

El fiscal Milla ha admitido ante la prensa que él escuchó las conversaciones de Ferreira y de Peláez Bardales, pero no hizo nada porque en la grabación no se escuchan los nombres de quienes hablan, lo cual es ridículo.

¿Y por qué la prensa sí pudo identificar a Peláez pese a que no cuenta con los medios técnicos, expertos investigadores y otras facilidades que sí tienen los fiscales y jueces? Todo indica que hubo al parecer un ánimo de encubrimiento.

Los hechos mencionados dejan entrever que la administración de justicia está dándole un manejo político a las grabaciones ilegales hechas por Business Track, encubriendo a unos y perjudicando a otros.

Si hacemos un recuento de los daños políticos, veremos que quien administra las grabaciones las ha utilizado para hundir en el descrédito al Apra, ha quemado a su principal pre candidato presidencial (Jorge Del Castillo) y ha propiciado una crisis interna grave en el partido gobernante.

También ha debilitado la influencia del Apra en el Poder Judicial y en el Ministerio Público al golpear a los magistrados apristas Peláez Bardales y Ferreira.

Llama la atención, en cambio, que el presidente García haya sido tocado apenas en las grabaciones hechas públicas por los manipuladores, o que no haya sido propalada ninguna grabación que comprometa a los gobiernos de Paniagüa y de Toledo siendo el espionaje de Business Track de mucho tiempo atrás.

Lo que nos preguntamos los peruanos es ¿Quién administra esas grabaciones políticamente? ¿Quién las filtra a la prensa o las desaparece de los archivos judiciales según su conveniencia?

Sin duda es alguien que, por ejercer un poder, ha tenido o tiene acceso a las grabaciones del caso BTR, y que tiene claros objetivos políticos.

Si a la cascada de escándalos de corrupción le sumamos la descomposición del sistema de administración de justicia y de la Policía Nacional, el imperio del caos y del vandalismo, la falta de autoridad, y el control de los principales medios de comunicación por grupos de poder, el panorama es desalentador.

El país progresa económicamente, pero en lo institucional ha retrocedido. El Estado es más grande, pero corrupto e incapaz de administrar bien los servicios de seguridad, la salud pública, la administración de justicia, la gestión del desarrollo, la lucha contra la pobreza, etc.

La inseguridad ciudadana es el problema que angustia a los peruanos, la policía no funciona, está descompuesta desde sus raíces; y todos saben que en los órganos de justicia se negocian los fallos judiciales y las resoluciones fiscales.

Montesinos está tras las rejas, pero otros lo han reemplazado con los mismos vicios y métodos para manipular políticamente a la prensa, el Poder Judicial y el Ministerio Público. Hemos cambiado mocos por babas.

En tales condiciones, el Estado es incapaz de hacer justicia, de combatir la corrupción o de gastar más del 30% de su presupuesto, es igual de ineficiente que los tan criticados gobiernos regionales.

Mientras el Estado continúe en tales condiciones sobrevivirán en su seno la corruptela y la ineficiencia. Por ello es urgente y necesario que quien asuma las riendas del país el 2011 se comprometa a realizar una profunda reforma de la institucionalidad estatal.

El Perú necesita un Estado pequeño, eficiente, transparente y moderno para dar el gran salto hacia su desarrollo, pero también para que acabe por fin la vieja e interminable historia de las corruptelas fáciles e impunes con los fondos públicos.

Anuncios

Un comentario en “Corrupción, una historia de nunca acabar (I)

  1. “Por ello es urgente y necesario que quien asuma las riendas del país el 2011 se comprometa a realizar una profunda reforma de la institucionalidad estatal”.
    El marco legal que filtra la calidad de candidatos esta diseñada para que nos desgobiernen, por lo tanto la sociedad en su conjunto debemos unirnos y solicitar a los Partidos y Movimientos Políticos por su responsabilidad compartida que filtre a sus candidatos y pasen examen toxicológico y examen psicológicos, ademas de asumir las sanciones por proponer a los que faltan a su cargo, con inhabilitación permanente y a los partidos y movimientos políticos no presentar candidatos para esa zonas o cargos de 2 o 3 periodos. Esto mejoraria la calidad de candidatos y no estaríamos nuevamente entre elegir uno malo y otro peor.
    Alfredo Sosa
    Vecino Solidario
    http://www.vecinosolidario.jimdo.com
    as.vecinosolidario@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s