Espionaje desnuda pobre interés en defensa nacional

El caso de espionaje protagonizado por el técnico traidor de la Fuerza Aérea (FAP) Víctor Ariza Mendoza ha desvelado, una vez más, la pobre conciencia que tenemos los peruanos sobre la importancia de nuestra defensa y seguridad nacional.

Ha bastado que el tema se saliera del ámbito militar por una necesidad legal imperiosa para que una investigación reservada se haya convertido en un culebrón diario que amenaza con truncar los esfuerzos hechos para desentrañar una probable red de espionaje.
La soberanía de nuestro país ha sido agraviada, nuestra seguridad nacional ha sido profanada; sin embargo, las instituciones responsables de esclarecer los hechos han preferido convertir esto en un gran circo para sacarle el mayor provecho posible, ya sea individual o de grupo.
Con pena y amargura, suelo repetirles a mis amigos una frase que acuñé hace algún tiempo: Para desgracia de mi Perú, mucha de nuestra gente piensa más en la quincena que en la historia.
Es inconcebible que un caso tan delicado sea ventilado en público de la manera en que venimos espectando después de haber llegado a las manos de la Fiscalía y de la Policía Nacional.
Y es extraño que la Fiscal de la Nación le haya encargado a un fiscal “mediático” como Jorge Chávez Cotrina investigar un caso que requería la máxima reserva, no para ocultarlo, sino para poder desentrañar una probable red, pues es muy probable que Ariza no haya actuado solo.
Chávez Cotrina, conocido porque siempre está dispuesto a charlar con la prensa, a hacerse fotografiar y a dar declaraciones periodísticas, era a todas luces la persona menos indicada para asumir el caso de espionaje, a menos que, como hemos dicho, se haya querido “hacer circo”.
Algunos diarios han publicado datos precisos del expediente fiscal, el cual tendría que ser reservado, más aún tratándose de un caso de espionaje y un asunto de seguridad nacional. ¿Autorizó esto el fiscal Chávez Cotrina?
De otra parte, un diario que publicó una lista de documentos que el espía entregó este año a sus cómplices chilenos ha informado que Ariza hacía lo que le daba la gana en la DINFAP, atribuyéndole a ésta una grave negligencia, sin reparar que ésa unidad de inteligencia fue la que lo descubrió y lo capturó.
Ariza tuvo acceso a esos documentos no porque la FAP se los hubiera “puesto en bandeja” sabiendo que era un espía, sino porque era parte de su rutina diaria que le llegaran papeles “secretos”, debido al puesto que ocupaba en la Dirección de Inteligencia.
Lamentablemente el espía laboraba en la Dirección de Inteligencia, como de pronto pudo hacerlo en la Dirección de Logística o en la de Materiales. Era además un veterano agente que gozaba de prestigio entre sus colegas.
Es justo y comprensible el interés de la prensa en informar porque el caso ya se ha hecho público. Los periodistas no tenemos la culpa de que las autoridades hayan resuelto darle un manejo mediático a un asunto de seguridad nacional.
Sin embargo, debemos contrastar la información que recibimos para evitar ser mal utilizados por nuestros informantes, y sobre todo para ser lo más responsables posibles en informar sobre los temas relacionados con la seguridad de nuestra nación.
Ahora bien, ¿por qué se tomó la decisión de ventilar el caso de manera pública? ¿En qué instancia se decidió hacerlo? ¿Se está usando el tema como “cortina de humo” para tapar otro escándalo? ¿Se quiere desacreditar una vez más a nuestras fuerzas armadas presentándolas como incompetentes?
Esta última pregunta surge porque el fiscal Chávez Cotrina no tiene una hoja profesional brillante, pero ha alcanzado puestos expectantes en el Ministerio Público tras haber hecho “méritos” en el sistema anticorrupción creado por la izquierda caviar y antimilitar.
Otra consecuencia negativa del mal manejo de este problema es que la DINFAP no puede acceder las computadoras del espía, que de seguro contienen valiosa información para esclarecer el caso, porque están en manos de la Fiscalía en calidad de prueba.
Además la policía decidió dar por concluida la investigación cuando el traidor confesó, sin reparar en que Ariza podría ser solo una pieza de una organización de espionaje de dimensiones insospechadas.
La DINFAP había solicitado que se ampliara a 15 días más las pesquisas para poder llegar lo más a fondo posible en el esclarecimiento de los hechos investigados, pero la incomprensión de la policía prevaleció y tal petición fue denegada.
Mientras que la FAP estaba preocupada en desentrañar una posible red de espionaje contra nuestra patria, a la policía encargada de investigar le preocupaba solo armar su atestado lo más rápido posible y pasárselo al fiscal, para acreditar que “resolvió” el asunto de manera rápida.
Por el interés nacional y por la seguridad de nuestro país, las investigaciones y el proceso judicial del caso Ariza no deben seguir un día más en manos del Ministerio Público ni de la policía, porque estas entidades han manejado irresponsablemente el tema.
Por las mismas razones, el Tribunal Constitucional (TC) debe resolver de urgencia, ya mismo, la contienda de competencia que ha planteado el Tribunal Supremo Militar Policial (TSMP), fallando a favor de que el proceso al traidor pase a manos de la justicia castrense.
El TC no tiene otra opción porque este es un caso que involucra a un militar en actividad que ha cometido un grave delito en el ejercicio de sus funciones, por lo tanto debe ser procesado en el fuero privativo que le corresponde por mandato constitucional, es decir en el TSMP.
Mientras esta contienda continúe sin ser resuelta, la Fiscalía de la Nación debe disponer de inmediato que se reabran las investigaciones, pero esta vez bajo la conducción de los servicios de inteligencia, por tratarse de un tema de seguridad nacional.

Anuncios

Un comentario en “Espionaje desnuda pobre interés en defensa nacional

  1. La difusión del tema no es justificación para el circo que se ha armado, sin embargo, la reserva de un fuero castrense tampoco justifica que se niegue el acceso a la información de tan importante caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s