EN RECUERDO DE JOSÉ DELLEPIANE

PepeAl cumplirse este mes dos años del deceso de mi entrañable amigo Pepe Dellepiane, deseo compartir con ustedes las palabras de despedida que tuve el honor de brindarle al pie de su última morada. Aquellas palabras siguen manteniendo vigencia, igual que el compromiso que asumimos sus amigos de reivindicar su nombre.

Pepe, entrañable amigo:

Aquí estamos, dándote el último adiós. Vamos a sentir un gran vacío por tu ausencia física.

Aquí están Doris y tus hijas, soportando el dolor de tu partida con la misma dignidad con que enfrentaste tú la adversidad. Aquí están tus familiares, tus compañeros con los que compartiste ideales nobles, antiguos camaradas de armas, antiguos colaboradores del Poder Judicial, viejos amigos y muchos más.

Nos hemos reunido no para decirte adiós, sino hasta siempre, porque los hombres como tú se van sólo físicamente: nos dejas vivo tu enorme espíritu, tus valores auténticos y, sobre todo, tu ejemplo de coraje y dignidad.

Jamás te quebraron, nunca te doblegaron, defendiste con pasión y sin concesiones la verdad y tu buen nombre, algo que  los espíritus pobres y mezquinos nunca comprenderán, porque les son ajenos la nobleza y el honor.

Quisieron humillarte con una condena injusta y no pudieron, porque siempre fuiste más grande que ellos. Los encaraste con esa fuerza única que te dio siempre la indignación ante la injusticia, y los hiciste retroceder.

Te negaste a aceptar la mentira y el deshonor aún a costa de tu libertad. Este es el mejor legado que nos dejas.
Y en el umbral de la muerte,  con tu último aliento, los perdonaste. ¡Que lección de grandeza les has dado!

Voy a ser infidente ahora, Pepe, y contarles a los presentes que durante tu vía crucis de injusticia, conociste oasis de solidaridad que no fueron otra cosa que la cosecha de lo que sembraste a tu paso por el Poder Judicial.

Recuerdo, por ejemplo, la misa de salud que te celebraron las magistradas de una sala que veía uno de tus casos, convencidas de tu inocencia y de tu calidad humana.
También recuerdo las múltiples muestras de apoyo y aliento que te dieron muchos magistrados y funcionarios que se te acercaban para alentarte, cuando transitabas por los pasillos del Palacio de Justicia, injustamente procesado.

Lo recuerdo tanto como a aquella juez que te pidió, o mejor dicho, casi te rogó, que por favor te declarases culpable para librarse de la pena de tener que someterte a un largo juicio sabiendo que eras inocente. Inclusive te ofreció una sentencia benévola e inmediata.

Y tú le dijiste: No, gracias, antes que eso prefiero ir preso, porque mi dignidad no tiene precio.

Fuiste un oficial brillante, y un líder trabajador y probo en todas las instituciones en que te tocó trabajar, porque el único norte que tuviste en tu vida fue darte íntegro para construir un Perú próspero y pujante, una patria grande.

Tu obra está allí, a la vista de todos: Una carrera militar impecable, un ministerio de Energía y Minas moderno y eficiente; y la más importante reforma de la administración de justicia que se haya realizado en décadas, de la que tuvieron que apartarte con engaños para poder truncarla y dejarla inconclusa.

En estos dos días, he visto decenas de ofrendas florales dedicadas a tu memoria, de familiares tuyos, de tus compañeros de trabajo del Congreso, del INEN, de Alberto, Santiago y Keiko Fujimori, de viejos amigos, de tu querida Marina de Guerra.

Pero también he visto ofrendas de los más altos magistrados del Poder Judicial que dicen mucho más que unas simples condolencias.

Pero este, querido Pepe, ha sido sólo tu primer desagravio. Porque no será el único, te lo prometemos.

Descansa en paz, amigo del alma.

Anuncios

Un comentario en “EN RECUERDO DE JOSÉ DELLEPIANE

  1. Sentidas palabras, de quien conocio al Sr. Dellepiane y valoro su gran prestancia al servicio del pais y que fuera tambien injustamente procesado por el gobierno caviar de toledo y sus secuaces , pero la historia ya comenzo a escribirse y dirá como es que fueron verdaderamente las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s