Alberto Andrade, el hombre que desafió al terror

La democracia peruana ha perdido a uno de sus líderes políticos más destacados de las últimas décadas  con la muerte del congresista, ex alcalde de Lima, y líder y fundador del Partido Democrático Somos Perú, Alberto Andrade Carmona.

En estas líneas deseo rescatar, por sobre todos los méritos que tuvo Andrade, su condición de ciudadano comprometido con la paz y con nuestro sistema democrático, compromisos que asumió con auténtica convicción a partir del profundo amor que le profesó a nuestra patria.

Recuerdo cuando, en 1992, siendo alcalde de Miraflores, puso el pecho ante el terrorismo que asolaba a Lima con una imparable oleada de asesinatos y bombas por doquier. Él alzó su voz de condena y de rechazo a los asesinos, sin miedo y con firmeza democrática.

Tras el feroz atentado dinamitero de la calle Tarata, en el que Sendero asesinó a más de 30 personas inocentes, Alberto Andrade se puso al frente de la ciudad y movilizó a los limeños en una hermosa jornada de solidaridad con las víctimas, que fue la multitudinaria y vibrante Marcha por la Paz en Miraflores.

Este acto constituyó una contundente respuesta popular al terrorismo, una demostración palpable e inequívoca al resto del mundo de que era mentira la propaganda izquierdista que proclamaba que el pueblo apoyaba la sanguinaria “guerra popular”. Marcó además el final del temor que tenía paralizados a los limeños frente a la ofensiva terrorista.

En otra decisión valiente, Alberto Andrade decidió hermanar a su distrito con el de Villa El Salvador, que por esos días era blanco de ataques feroces Sendero Luminoso contra sus autoridades ediles y líderes populares. De hecho, la banda armada maoísta había asesinado a María Elena Moyano, líder de la Federación Popular de Mujeres de Villa El Salvador, y había atentado contra la vida del alcalde Michel Azcueta.

El día de la Marcha por la Paz una multitud se desplazó por las principales calles de Miraflores, encabezada por Alberto Andrade y Michel Azcueta, una dupla de hombres valientes que encarnó en aquellos tiempos cruentos y turbulentos la resistencia ciudadana y popular contra el terrorismo.

Alberto Andrade vivió en carne propia la vesania terrorista que se ensañó con su ciudad, por eso siempre se solidarizó con las víctimas del terror y fue crítico de la persecución injusta que se desató el año 2001 contra los ronderos, policías y militares que combatieron al terrorismo.

Alberto Andrade se merece además la gratitud eterna de los limeños porque fue el hombre que rescató a Lima del caos y el abandono total que se habían apoderado de la ciudad. Resuena aún aquel inolvidable “¡avancen carajo!” que pronunció cuando dirigió en persona una de las mayores operaciones que realizó su gobierno municipal para recuperar la ciudad.

El Centro Histórico de Lima, que es el corazón y el patrimonio más valioso de la ciudad, empezó a salir entonces de un largo período de deterioro, para convertirse en lo que es hoy en día, una zona atractiva y ordenada que nos enorgullece a los limeños.

Alberto Andrade se propuso rescatar el Centro de Lima y lo hizo sin calcular el supuesto “costo político” negativo que había espantado y paralizado a sus antecesores en la alcaldía limeña. Es que él amaba a su ciudad natal, era un limeño de raíz criolla auténtica.

No podemos dejar de mencionar al demócrata Alberto Andrade, al líder que fundó el partido Somos Perú con la intención de repetir en el resto del país lo que hizo por Lima.

Andrade se puso al frente de la oposición política al segundo gobierno de Alberto Fujimori y en un momento se convirtió de hecho en el líder de ese sector al ocupar durante un largo tiempo el primer lugar de la preferencia ciudadana en las encuestas electorales.

Lamentablemente su intento de llagar a la presidencia de la república falló por diversas razones, entre ellas su acercamiento a sectores políticos rechazados entonces por la población y una campaña de desprestigio infame que promovió Vladimiro Montesinos desde la red de diarios “chicha” que montó utilizando inmoralmente los fondos del entonces Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

Alberto Andrade patriota, demócrata, alcalde, descansa en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s