El equilíbrio de Grau

CARETASPor Juan Noel Lastra

A propósito de conmemorarse un nuevo aniversario del combate naval de Iquique el 21 de mayo de 1879 en plena campaña naval, viene a cuento recordar que hace unos meses, la Revista Caretas en su edición N° 2068, del 5 de marzo de este año, utilizó la figura del Gran Almirante Grau para mostrar su posición a favor de la firma del Tratado de Libre Comercio TLC con el vecino del Sur. En esa edición, Caretas sostuvo que don Miguel Grau no había sido un halcón, y que dio ejemplo de tolerancia con Chile, como la carta a la viuda de don Arturo Prat, que mantuvo un equilibrio respecto al vecino y que ahora se le extraña. Nada más desacertado, tendencioso y tergiversador de la historia.

  1. Hagamos algunas precisiones. El capitán de navío Miguel Grau que se hizo a la mar en abril de 1879, fue un enemigo implacable del Chile de Aníbal Pinto, y fue a la guerra no precisamente a jugar cartas con los chilenos sino a combatir con ellos. Grau fue un guerrero del mar dispuesto a matar, asumiendo concientemente el riego de perder la vida. No se puede comparar una situación de otro tiempo y circunstancia (un TLC en tiempos de la globalización por ejemplo), con la actitud de Grau en Iquique, donde su cortesía no quito en nada su valor. Su gesto caballeroso hacia una dama en desgracia, no tuvo nada que ver con tolerancia y menos se puede traducir en “equilibrios”   a favor de las relaciones entre ambos países más aun cuando en aquellos días, estas estaban rotas, y lo único que mediaba entre ellas era el cañón.

 Caretas tergiversa y juega con el recuerdo de aquel héroe para graficar su posición frente a un hecho actual. Sí a la sra. Carmela Carvajal de Prat, Grau le envió una carta y algunas prendas de su esposo que tenia en u poder, fue un acto de generosidad que no puede extrapolarse a toda una Nación, con la que el Perú estaba en guerra. Por el contrario a Chile (representada en su Armada) el comandante del Huascar le “envió” varias toneladas de acero y recibió otras tantas  en respuesta.

 Algo más, si Grau hubiese tenido un blindado de las proporciones del Cochrane o del Blanco Encalada, el daño infrigido a su enemigo durante su campaña naval sin duda hubiese sido mucho mayor. Esa era su misión como comandante de buque, lo demás era secundario. Si rescató náufragos en Iquique fue por sus nobles sentimientos y porque las circunstancias se lo permitieron, tal como lo hizo Nelson en los días de las guerras napoleónicas. De lo que estoy seguro es que si esa acción hubiese puesto en riego la vida de sus tripulantes no la hubiese realizado.

 En todo caso, la comparación tendría solo sentido en cuanto a su actuación en la política nacional. Como político Grau no tuvo ningún gesto de “equilibrio” hacia el vecino. Lo que le preocupaba era la seguridad de su país y la de sus compatriotas. Más bien   advirtió oportunamente la amenaza que venia del sur abogando porque el Perú asumiera una actitud agresiva a favor de nuestra seguridad nacional, Grau siempre fue conciente del peligro, a diferencia de muchos políticos que fueron irresponsables hasta el crimen.

 Grau no tuvo una gran formación política, por haber dedicado casi toda su vida a la profesión naval. En su juventud fue seguidor del caudillo conservador Vivanco y mas tarde como refiere mi amigo Alcides Albente tuvo que ser influenciado, como lo fue Manuel Pardo – líder de su partido – por las ideas del gran filosofo político don Bartolomé Herrera, un conservador burkeano. Esa circunstancia por el contrario lo acercaría  políticamente a los neoconservadores norteamericanos seguidores de Leo Strauss, a quienes llaman halcones, como me dice Albente.

 En todo caso Miguel Grau Seminario fue más que un halcón. Representó a un agresivo tigre con que incursiones y ataques imprevistos, hizo estragos en la moral de su enemigo mientras estuvo sobre la cubierta de su buque, el monitor Huáscar.

 Desafortunado   analogía del proceder de un guerrero de la talla de Grau  con la posición de unos políticos mal llamados “halcones” (el apelativo surgió para apodar a neoconservadores norteamericanos y no a socialdemócratas chilenos) respecto a un tratado comercial entre Perú y Chile.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s