Museo de la Memoria

 

ronderos11Hace poco le escribí una carta a la Canciller de Alemania, señora Ángela Melker, en la que le expuse una serie de razones por las cuales opiné que es preferible que el dinero ofrecido por su gobierno para construir un Museo de la Memoria en el Perú sea destinado mejor a las familias de las víctimas del terrorismo.

Debo aclarar ahora que la entidad que me honro en dirigir, el Instituto Paz, Democracia y Desarrollo (Ipades), no se opone a la construcción de un museo que perennice en la memoria de los peruanos aquel episodio que aún sigue produciéndonos heridas dolorosas: la agresión terrorista contra nuestra democracia.

De hecho, uno de los proyectos de Ipades es precisamente promover la construcción de un museo de esa naturaleza, pero concebido desde una perspectiva que afirme la unidad nacional frente al terrorismo que sigue asesinando peruanos, y que también afirme los valores democráticos; es decir, desde una óptica muy distinta a la que proponen los miembros izquierdistas de la ex Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

El alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, probablemente el próximo alcalde de Lima y uno de los políticos más lúcidos que tenemos, ha apoyado el museo y ha ofrecido su distrito para albergarlo, exponiendo razones que merecen ser discutidas.

Coincido con Heresi en que un museo así debe darle un espacio estelar a los ronderos y a las autoridades democráticas asesinadas por los terroristas. Yo propongo agregar otros espacios estelares para los dirigentes populares martirizados, como María Elena Moyano, Pascuala Rosado y Alejandro Calderón; para los mártires de los partidos políticos, para los policías y militares que murieron en combate o asesinados por la espalda; y para los mutilados.

El museo debe recordarnos que Sendero Luminoso intentó liquidar a tres gobiernos constitucionales elegidos en las urnas, desconociendo y violentando la voluntad popular. También que los responsables del horror no fueron líderes campesinos, ni populares, sino hijos de familias acomodadas fanáticos y ávidos de poder.

Debe perennizar además otra verdad histórica: la derrota del terrorismo fue una victoria de la nación peruana unida, fue una lucha que unió a policías, soldados, rondas campesinas, rondas urbanas, sindicatos, organizaciones populares, partidos políticos, empresarios, instituciones sociales, y al pueblo en general.

Lo que Ipades propone es que cada peruano que visite el museo recuerde o descubra allí los horrores que desató el terrorismo, que le quede claro que el único fin de éste fue imponer a sangre y fuego una tiranía antipopular y genocida. Y que, al finalizar su recorrido, se sienta orgulloso de los héroes y mártires civiles y uniformados que sacrificaron su vida para alcanzar la victoria de la democracia sobre el totalitarismo.

Por supuesto que deben incluirse algunos excesos que cometieron nuestros policías y soldados, pero expuestos en su verdadero contexto, explicándoles a los ciudadanos que tales hechos fueron la excepción, no la norma; que jamás deben repetirse, y que los autores de esos actos se equivocaron, pero lucharon en defensa de la democracia y la paz.

La óptica izquierdista de la ex CVR es distinta. Para ellos, el museo debe enseñarnos que la derrota del terrorismo ha sido el capítulo mas vergonzoso de nuestra historia, y que los peruanos debemos agachar la cerviz y sentirnos culpables de haber vencido a Sendero Luminoso y al MRTA. Así está escrito en el informe final de la CVR.

También debe enseñarnos que hubo “violencia política”, no terrorismo; que hubo una “insurrección popular” por “justicia social”, no una agresión terrorista contra la democracia; que solo combatieron “las fuerzas del estado” contra el “partido comunista peruano-sendero luminoso”, no la nación unida contra los terroristas.

La CVR quiere un museo que muestre a los ciudadanos que los excesos fueron la norma, que nuestros soldados, policías y ronderos actuaron como asesinos compulsivos, entrenados por el estado para cometer matanzas por placer o por racismo. En contraste, que el museo presente a los terroristas como personas que deben ser comprendidas porque actúan por “motivaciones sociales”.

Un museo de la ex CVR mostraría a los visitantes que la respuesta de los gobiernos democráticos a la agresión terrorista fue una represión indiscriminada y sistemática contra pobladores inocentes y ajenos a la agresión terrorista, no la represión selectiva ni la acción inteligente que permitieron alcanzar la victoria y capturar vivos a los cabecillas.

He dejado para el final dos discrepancias con Salvador Heresi. La primera es que no se puede tomar como ejemplos los museos de Auschwitz e Hiroshima porque corresponden a actos de genocidio, y tampoco el de Pearl Harbor porque éste fue un hecho de guerra convencional. Los tres, además, fueron episodios de conflictos entre naciones.

La izquierda y Sendero Luminoso deben estar felices de que se tomen Auschwitz e Hiroshima como referencia, pero lo cierto es que el único genocidio que hubo en el Perú es el de Sendero Luminoso, que se truncó con su derrota, tal como lo señaló en 1993 el entonces Subsecretario de Estado para América Latina de los Estados Unidos Elliott Abrams, en un informe que presentó al Congreso sobre el problema del terrorismo en el Perú.

Discrepo también con Heresi cuando plantea que la CVR represente a la “sociedad civil” en el grupo que se haría cargo de organizar el museo. Ipades se siente parte de la sociedad en general, pero si Heresi se refiere a la comunidad de organizaciones no gubernamentales sería injusto, porque Ipades, al igual que otras ONG democráticas, no nos sentimos representados por la CVR, de ninguna manera.

La CVR representa solo a las ONG ligadas estrechamente a las organizaciones políticas de izquierda, a algunos grupos católicos izquierdistas que comparten las ideas socialistas y estatistas, y a los amigos de estos dos sectores, como los toledistas y los populistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s