Una rectificación saludable

 

alan-garcia-4A los demagogos no les interesa el país, sólo piensan en rellenarse los bolsillos con dinero del erario público. Para eso hacen política, para ganarse una curul, un ministerio o algo similar.

Así ha quedado demostrado hace unos días al conocerse la decisión del gobierno aprista de rectificar el error que cometió al comienzo de su gestión, cuando cercenó los sueldos de los altos directivos del estado por una mal entendida austeridad en el gasto.

Tal medida permitió un ahorro insignificante, y produjo en cambio el éxodo hacia el sector privado de numerosos funcionarios públicos altamente calificados. En términos de costo-beneficio, el país perdió mucho más de lo que se ahorró pues la falta de buenos administradores mermó la eficiencia de la gestión y, por tanto, la calidad del gasto público.

El presidente Alan García se ha rectificado en el momento oportuno, cuando el estado necesita más que nunca recuperar a sus mejores cuadros técnicos, de cara a la crisis que se nos viene, cuando necesitamos cumplir los objetivos trazados en el plan anticíclico, lo cual será imposible sin buenos administradores.

Los demagogos toledistas, humanistas y caviares han gritado “¡bofetada a la pobreza!”, como si los peruanos fuésemos unos desmemoriados. Vaya que no tienen sangre en la cara.

¿Acaso no es una bofetada feroz en el rostro de los pobres que Ollanta Humala y su esposa se compren relojes Rolex, residencias costosas, camionetas 4×4 y trajes exclusivos con el dinero que les envían financistas del exterior para supuestamente luchar por los pobres?. Yo seguiré opinando de esta manera hasta que la señora Nadine Heredia le muestre al país las cuentas claras de los presuntos ingresos que recibe de una ONG que nadie conoce hasta ahora.

Alejandro Toledo dilapidó literalmente millones de soles de los peruanos en comprar tragos cuando pasó por Palacio de Gobierno, según los resultados de un examen hecho por la Contraloría General de la República de los gastos que hizo su despacho.

Tampoco olvidemos que una de las primeras cosas que hizo Toledo al llegar al poder fue asignarse un sueldo mensual de 48 mil nuevos soles, casi el triple de los 15,300 nuevos soles netos que ganarán el presidente y los ministros con la reforma remunerativa aprobada. Eso no fue una bofetada, sino una pateadura a la pobreza, que fue justificada ardorosamente por Sheput, Bruce, Alvarado, Waisman, etc.

¿Y acaso hemos olvidado que el mismo Toledo, apenas llegó al gobierno, aprobó entre gallos y medianoche una compra de 16 helicópteros rusos a una empresa ligada a su amigote Salomón Lerner Ghittis, que se frustró porque alguien la sacó a la luz y estalló el escándalo?

Los toledistas y sus socios caviares son además los responsables del déficit de cuadros calificados que padece el Estado, ya que cesaron a muchísimos técnicos probos y capaces acusándolos injustamente de ser “colaboradores de la dictadura”, con el único fin de darle empleo a “chakanos” mediocres y corruptos.

Las grandes reformas de la década pasada, que hicieron posible la transformación del Perú, pudieron plasmarse gracias a que el Estado reclutó a profesionales de alto nivel, repatriando inclusive a muchos de ellos, y pagándoles lo que valían con el apoyo financiero de las Naciones Unidas (PNUD).

Fue con ese fin que se crearon las famosas planillas PNUD, que el toledismo utilizó después para darles sueldos inmerecidos a personas sin ninguna calificación, como por ejemplo “Koki” Toledo, el sobrino del ex presidente, que recibía un sueldo de 5000 dólares; o Mariella Pinto, la entonces pareja de Diego García Sayán, que ganaba 3000 dólares en el sector Justicia.

Lo que los humanistas, caviares y toledistas pretenden con sus críticas sin base y sin autoridad moral es tender una cortina de humo populista que oculte su propia ineptitud e incapacidad política frente a la crisis financiera internacional, porque ninguno de ellos ha sido capaz de elaborar un programa anticíclico alternativo al presentado por el gobierno aprista.

Toledo dice “hay que discutir el plan del gobierno”, pero ¿y dónde está el suyo? No tiene. Su único ex ministro capaz de hacerlo es Kuczynski, pero éste acaba de recordarles a todos que no pertenece a Perú Posible y tampoco piensa ser candidato de éste.

Humala tampoco tiene un plan alternativo, o si lo tiene no lo muestra por vergüenza, porque lo más probable es que se resume en que se debe estatizar todo, o casi todo porque siempre hay empresarios mercantilistas dispuestos a pactar con el diablo.

Lo “caviares” se han quedado mudos. En materia económica ellos se ponen a la cola del toledismo porque su “negocio” no es la economía sino “los derechos humanos” o la democracia con apellido, o sea la “democracia participativa, la democracia social” o lo que sea, menos el sistema democrático representativo.

Es cierto, cuando los caviares y humalistas piensan en economía, nuestro producto “bruto” crece espectacularmente.

Unidad Nacional, Castañeda Lossio y los fujimoristas han hecho bien en respaldar la reforma remunerativa del gobierno. Nuestro reconocimiento a ellos porque ese gesto demuestra madurez política.

Sin embargo, debemos señalar que los fujimoristas, Castañeda y los pepecistas tampoco le han

ofrecido al país un plan anticíclico alternativo, como está obligada a hacerlo toda organización política democrática y comprometida con el desarrollo en libertad.

¿Dónde están los cuadros técnicos, los equipos económicos de todas las organizaciones políticas que aspiran a ser gobierno el 2011? ¿Acaso no estamos ante una situación de urgencia que demanda que las fuerzas democráticas movilicen a sus mejores cuadros técnicos para evitar que el país se vea perjudicado por los efectos de la crisis?

La clase política debe ponerse a la altura de las circunstancias y de los desafíos que le plantea la actual coyuntura nacional e internacional, en particular aquellos líderes comprometidos con la defensa de la democracia y de la economía de mercado.

Ya es hora que nuestros partidos dejen de actuar exclusivamente como clubes electorales, que sus dirigentes dejen de ser solo candidatos, y que se conviertan en los líderes y estadistas que requiere el Perú.Una rectificación saludable

Anuncios

Un comentario en “Una rectificación saludable

  1. es correcto , acertado la decision de captar tecnicos bien pagados , pero tambien deben hacerlo a los demas cuadros de la empleocracia , los caviares y toledistas que miren y piensen que se les esta acabando la MAMADERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s