¿diálogo con el terrorismo?

Carlos Tapia, ex miembro de la ominosa Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) y asesor político principal de Ollanta Humala, acaba de lanzar una propuesta polémica que, en su opinión, acabaría con la violencia terrorista en el país: establecer cuanto antes un diálogo con la banda armada maoísta Sendero Luminoso.

La propuesta no me sorprende porque viene de un antiguo predicador de la lucha armada contra la democracia, otrora competidor de Abimael Guzmán por el liderazgo de la extrema izquierda en la Universidad San Cristóbal de Huamanga (UNSCH) y viejo dirigente del extremista Movimiento de Izquierda Revolucionaria – MIR IV Etapa.

Al plantear tal iniciativa Tapia es coherente y consecuente con lo que ha pensado durante toda su vida. Para él la acción criminal de Sendero Luminoso es “violencia política”, los terroristas son “luchadores sociales” que se “alzan en armas contra la injusticia”, y los culpables de la tragedia vivida por el Perú son “el capitalismo burgués y la violencia estructural”.

Me viene a la memoria una frase de Tapia que lo pinta de cuerpo entero, hecha en declaraciones al suplemento Caballo Rojo de El Diario de Marka: “con los compañeros de Sendero Luminoso discrepamos en los táctico, pero coincidimos en los estratégico”, o sea en el objetivo de dinamitar el sistema democrático para instaurar en su reemplazo un régimen totalitario de “nueva democracia”.

Por cierto, no lo dijo en 1978 o en 1979, cuando Sendero no había iniciado aún el baño de sangre que desató en el Perú, sino a mediados de los años 80’, cuando el terrorismo ya se había manifestado en toda su siniestra dimensión. Este es el “demócrata” Carlos Tapia.

Algo más: Tapia nunca fue en realidad investigador o estudioso del fenómeno terrorista; él ha sido siempre, y ante todo, un político tradicional izquierdista que, a inicios de los años 90’, se “recicló” como senderólogo para sobrevivir al fracaso estrepitoso de la izquierda marxista, de la cual fue congresista y dirigente de los partidos MIR, UDP, IU, PUM, AS, IS, etc.

Su nivel de conocimiento del problema del terrorismo se mostró en su real dimensión el año 2001, cuando declaró, veloz como un rayo, que el atentado terrorista contra el centro comercial El Polo no lo había cometido Sendero Luminoso sino la “mafía fujimontesinista”. Por supuesto, la Dircote corroboró que fue un crimen más de Sendero y el “experto” no habló más.

Predicador de la lucha armada

Las ideas de Tapia las ha compartido siempre con su viejo camarada del MIR Carlos Iván Degregori, y con otros ultras que integraron la CVR, como Alberto Morote, sindicado como activista de Sendero en la UNSCH, o Sofía Macher, quien junto con su esposo, Hans Landolt, fuera militante clandestina del Partido Comunista Revolucionario (PCR, maoísta).

No es casual entonces que tales ideas estén reproducidas tal cuales en el informe final de la fenecida CVR, colocadas allí exprofesamente para justificar la violencia terrorista, dándole a ésta un “contenido social” que jamás tuvo, porque a Sendero Luminoso le importa un pepino los pobres, a quienes no tiene el menor reparo en asesinar y esclavizar.

Los terroristas son por naturaleza fanáticos sin sentimientos, desprecian la vida, sólo quieren poder y más poder. La supuesta lucha contra la injusticia social es sólo su coartada.

¿Es tan ingenuo Carlos Tapia que, a despecho de su dilatada trayectoria política, no puede comprender algo tan evidente?. Claro que no. Lo que pasa es que Tapia y sus pares necesitan justificar el terrorismo porque ellos también son responsables de la tragedia pues predicaron la lucha armada con más fuerza y llegada en la población que Sendero Luminoso y el MRTA.

Si Guzmán pudo contar con muchos más fanáticos que los que él había adoctrinado fue porque Tapia y los demás ultras envenenaron las mentes de miles y miles de peruanos con la misma idea descabellada de que el único camino para llegar al poder era la “guerra popular”.

¿Qué negociamos con el terrorismo?

Pero Tapia no solo ha pedido diálogo con el terrorismo, también ha dicho que “no plantearse el diálogo es una actitud prepolítica anti derechos humanos”.

En otras palabras, Tapia sostiene que es posible solucionar el problema del terrorismo mediante el diálogo; y que el gobierno democrático está obligado a dialogar con los terroristas porque de lo contrario sería “pre político y anti derechos humanos”.

Como quien dora la píldora, ha afirmado además que dialogar no tiene que suponer que se le de la razón al camarada Artemio (cabecilla del Huallaga), o a la ideología senderista”.

De tales afirmaciones temerarias surgen, por su propio peso, una serie de interrogantes que esperamos que Tapia las absuelva.

¿Está hablando usted de buscar un arreglo que sería fruto de una negociación política con el terrorismo, o acaso cree usted que Sendero Luminoso va a aceptar un diálogo sin contenido político?

¿Si lo que propone es llegar a un acuerdo político con el terrorismo, qué concesiones tendría hacer la democracia para llegar a ese acuerdo; liberar a Abimael Guzmán, amnistiar a todos los terroristas que están en la cárcel, perdonar a los que acaban de asesinar a policías y soldados en el VRAE y en el Huallaga?

¿Qué otras concesiones tendría que hacer la democracia para llegar a ese acuerdo, cambiar el modelo de desarrollo económico, encarcelar sin más a todos los policías y militares que combatieron al terrorismo, reconocer a los terroristas oficialmente como luchadores sociales?

¿Por qué la democracia debe negociar y pactar con el terrorismo si éste jamás se ha arrepentido de sus crímenes y persiste hoy en perpetrar más matanzas?

Lo que yo y muchos peruanos pensamos es que la democracia no puede negociar, ni pactar, con el terrorismo. Por principio y por respeto a la memoria de los miles de peruanos asesinados por esos criminales.

Lo cierto es que los únicos que desean dialogar y pactar con SL, porque lo reconocen cercano ideológicamente y porque están dispuestos a hacerle concesiones políticas de fondo, son los caviares y los ultras pro terroristas. Ah, y ahora también el golpista y chavista Ollanta Humala.

Ellos están predispuestos a claudicar ante el terrorismo porque jamás han sido demócratas. Por más que hoy se disfracen de defensores de los derechos humanos y del diálogo, debajo de ese disfraz ocultan su verdadero rostro totalitario, intolerante y contrario la democracia. Como decía mi abuela: gallina que come huevo, aunque le quemen el pico.

Un dato final: En el 2000 y el 2001, siendo los caviares gobierno, con Paniagua y con Toledo, tuvieron tratos clandestinos ilegales (que hasta ahora nadie quiere investigar) con Abimael Guzmán, por medio de Javier Ciurlizza, brazo derecho del entonces ministro de Justicia Diego García Sayán. Entonces no se atrevieron a firmar acuerdos, y sin embargo, ahora presionan al gobierno democrático para que haga lo ellos no hicieron por miedo. ¡Que tal conciencia!.

Anuncios

Un comentario en “¿diálogo con el terrorismo?

  1. ESE tapia es un miserable que no cree en nadie pero si sabe engañar a la gente e incluso es congresista , la verdad que el no tiene la culpa si no los medios que lo apoyan y la gente de escasa capacidad facilmente convencida .- en este nuestro pais cualquier cosa puede suceder , salen lideres de la nada mintiendo , engañando, pisoteando y agrediendo a los que deseamos vivir en paz y tranquilidad , la verdad que parece que en el peru no hay autoridad ni leyes , como vamos avanzar al desarrollo.— saludos HUGO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s