Formando mejores ciudadanos

Es bueno ver cómo los gobiernos municipales de Lima y de otras ciudades del interior del país se esmeran en ejecutar obras públicas como pistas, veredas, parques, jardines, etc, con las cuales buscan mejorar la calidad de vida de sus vecindarios respectivos.

Bienvenido el progreso material, pero tan importante como éste, o tal vez más, es afrontar la asignatura pendiente de construir mejores ciudadanos, o sea rescatar aquel rol importante de formación cívica que cumplían nuestros municipios hace muchos años.

¿De qué nos sirve tener una mejores pistas y veredas si no tenemos ciudadanos respetuosos de las normas de convivencia armónica entre los vecinos de nuestra comunidad?

¿De qué nos sirve tener una ciudad más cómoda y moderna si quienes la habitan son personas sin valores o con valores relativos?. Pues de poco o nada, porque al final lo más importante es que los ciudadanos sean personas de bien, capaces de convivir en solidaridad, en paz, en confraternidad, respetándose mutuamente.

Por eso es necesario resaltar la iniciativa que acaba de presentar el alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, destinada a convertir al municipio en un agente promotor de la educación cívica ciudadana.

Lo trascendente es que dicha iniciativa no es una campaña más con plazo definido, sino una política institucional del municipio que será ejecutada de manera permanente mediante un programa especial.

Ha dicho bien el burgomaestre al señalar que una ciudad con mejores ciudadanos valora más su patrimonio urbano, y es más atractiva para los visitantes, lo cual la hace competitiva.

Bien harían los demás alcaldes de Lima y del resto del país en replicar esta iniciativa en sus respectivas jurisdicciones. Si el ejemplo de San Miguel se extiende al resto del país los municipios se constituirán en agentes decisivos para la construcción de una comunidad nacional nueva, forjada en valores sólidos.

Este es además un ejemplo de la nueva clase de liderazgo político que reclama el país: un liderazgo ético que le de prioridad a la formación en valores de nuestros futuros ciudadanos del Perú.

Porque esta clase de formación trasciende las corrientes de pensamiento político. Un ciudadano puede adherir a cualquier ideología, pero por sobre ello debe tener un profundo amor por su patria, respeto a sus conciudadanos, respeto a la ley, y un sentido marcado de la solidaridad y de responsabilidad social.

Los futuros ciudadanos deben estar convencidos de que servir al Perú desde un puesto público es una gran responsabilidad, un deber y un orgullo. No una oportunidad para amasar fortuna y resolver sus problemas personales.

Deben tener la firma convicción de que sus derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás, de que la tolerancia y el respeto deben ser práctica cotidiana para convivir en paz; y de que éste y la libertad son valores supremos que debemos defender con la vida, si es necesario, cuando alguien los amenaza.

No se trata sólo de desarrollarnos económicamente, sino también espiritualmente, moralmente, en libertad y en democracia. Sólo así seremos capaces de construir un Perú mejor, un país que nuestros hijos se merecen.

Anuncios

2 comentarios en “Formando mejores ciudadanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s