el hombre de atrás

Aldo Mariátegui acertó al interpretar que la designación de Yehude Simon como presidente del Consejo de Ministros era el retorno de los caviares, pero no llegó a detectar – yo tampoco, lo confieso – la presencia de un personaje poderoso que se mueve oculto detrás del terrorista arrepentido que es hoy el jefe del Gabinete Ministerial.

¿Quién es ese personaje que prefiere la penumbra a la luz? Según fuentes altamente confiables del nuevo Gabinete, se trata del ex ministro toledista y juez de la tremenda Corte de San José Diego García Sayán Larrabure, el hombre de las conversaciones secretas con Abimael Guzmán y de los indultos a terroristas presos.

La relación de Simon con García Sayán, en términos generosos, debería ser de gratitud, pero en términos políticos mundanos sería la de un “deudor” con su “acreedor”, pues el toledista – junto con el presidente provisional Valentín Panuiagua – indultó a Simon en diciembre del 2000, en un acto público en el cual ambos se dieron un fuerte abrazo.

Por cierto, aquel indulto jamás fue revisado por las autoridades judiciales, como correspondía. El dúo Paniagüa–García Sayán indultó en total a 142 terroristas presos cuyas peticiones habían sido denegadas por la Comisión Ad Hoc que encabezó el padre Huber Lanssier.

Según nuestra fuente, tanta influencia tiene García Sayán sobre Simon que le impuso a éste un veto sobre Rafael Rey, y por eso éste no continuó en el Ejecutivo. Es decir, un ministro eficiente y trabajador fue vetado por el “hombre de atrás”, alguien que en su momento fuera un ministro mediocre. Qué les parece.

Por cierto, ello no exime de culpa a Simon, ya que éste no tuvo el don de gentes de informarle a Rey que no continuaría en el Gabinete, a pesar de que el ex ministro de la Producción fue una de las personas que más hizo en los años 90 para que aquel fuera excarcelado.

Me han contado –porque no lo escuché – que García Sayán declaró en una emisora radial que sólo él hizo posible la liberación de Simon y que Rafael Rey nunca hizo nada.

Para salir de dudas llamé por teléfono a un personaje muy cercano a ex presidente Alberto Fujimori, el cual me contó que, de ser cierto lo que dijo García Sayán, ha mentido, porque Rafael Rey sí abogó por Yehude Simon cuando éste estaba preso por terrorista.

“Recuerdo que Rey le envió una carta al presidente Fujimori pidiéndole que indultase a Simon, porque se había arrepentido y ya llevaba siete años en la cárcel. El presidente le respondió que lamentaba no poder atender su pedido porque la Dircote le había informado que Simon sí era un alto dirigente del MRTA”, precisó el informante.

Por si fuera poco, yo recuerdo haber leído alguna vez, en la revista del IDL, un artículo escrito y firmado por Rafael Rey pidiendo la excarcelación de Yehude Simon.

Tales hechos nos dan una clara idea acerca de lo que el flamante jefe del Gabinete Ministerial entiende por gratitud y nobleza, y sobre lo que García Sayán entiende por respeto a la verdad.

La mala noticia para el país es que la izquierda caviar ha vuelto al poder de la mano del presidente del Consejo de Ministros, y ya sabemos lo que eso significa: parálisis o retroceso en la economía, demagogia y “mesas de diálogo” por doquier, lo que es igual a desmadres en todo el país, mayores abusos judiciales contra los ronderos, policías y militares que combatieron a Sendero y al MRTA, más textos escolares haciendo apología del terroristas, etc, etc.

Por lo pronto, en sólo dos días de gestión, el señor Simon – o mejor dicho el premier caviar –ya dejó en zozobra a su propio Gabinete al declarar, con enorme torpeza política, que en menos de un mes echará a dos ministros.

¿Qué entiende el señor Simon por estabilidad política? Por lo visto, nada. Él ignora que las inversiones se paralizan cuando hay incertidumbre política, también ignora que la administración pública se paraliza en la toma de decisiones cuando se sabe que un ministro va a dejar el cargo en pocos días. Esta es la talla de gobernante del señor Simon.

Similar torpeza ha mostrado su mano derecha en el Gabinete, el ministro de Salud y ex dirigente de Vanguardia Revolucionaria, el PUM y la UDP Oscar Ugarte, al presionar públicamente al ministro de Economía para que atienda los reclamos económicos de los médicos en huelga, sin haberse tomado la molestia de hablar antes con Luis Valdivieso, y sin conocer las cuentas fiscales.

¡Y con esta gente tendremos que enfrentar la crisis financiera global!

Es verdad que el jefe del Gabinete es el responsable de ejecutar las políticas del gobierno, pero el rumbo de éste lo traza el presidente de la República, así que éste tendrá la mayor responsabilidad política si la gestión de Simon termina estancando al país, como tememos. Está advertido.

Anuncios

3 comentarios en “el hombre de atrás

    • Señor Abimael:

      Exponga usted razones, no insultos, para sustentar su punto de vista, sea democrático y tolerante, de lo contrario sabremos por qué le pusieron ese nefasto nombre al nacer. Si nos da argumentos con gusto publicaremos su comentario.

  1. No sería nada raro que el caviar Dieguito, sea el poder en la sombra, porque a esta gente le encanta el poder pero no son capaces de tomarlo en unas elecciones… si o no Susanita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s