Sin escrúpulos

La doble moral sin límites de la izquierda “caviar” y toledista ha sido expuesta en toda su dimensión durante la campaña mediática que viene desplegando ese grupo a raíz del cambio del régimen carcelario del ex presidente Alberto Fujimori.

Con el pretexto de protestar contra esa medida, el aparato toledista-caviar tritura principios y derechos fundamentales, e intimida al tribunal a cargo del proceso, advirtiéndole lo que les espera a sus miembros si no condenan a Fujimori.

Cual émulos de la prensa montesinista, manipulan los hechos y tuercen la realidad para alcanzar sus objetivos. No tienen escrúpulos. Quien respeta el estado de derecho sabe perfectamente que cuando un caso está siendo investigado por la justicia no puede ejercer presiones sobre ella para que falle en uno y otro sentido. Quien adhiere a los valores democráticos sabe que uno de los pilares de la democracia es la garantía del debido proceso, y que la presunción de inocencia es inherente a esa garantía. Uno es libre de pensar si un procesado es inocente o culpable, pero jamás puede negarle el derecho a la presunción de inocencia, porque entonces se cruza los límites entre la democracia y el totalitarismo. A los demócratas les corresponde respetar el fuero jurisdiccional, dejar que éste actúe en libertad. Los totalitarios, en cambio, presionan a los jueces para que dicten las sentencias que ellos quieren. El presidente de la sala que juzga a Fujimori, César San Martín, ha reaccionado bien al señalar en la audiencia del pasado viernes que su colegiado no se dejará influenciar por la presión mediática. Pero, ¿será cierto eso? Lo sabremos el día en que dicte la sentencia. Este caso me trae a la memoria un hecho ilustrativo: la denuncia que hizo hace unos meses el diario Expreso sobre los privilegios carcelarios concedidos a Abimael Guzmán y sus secuaces. Frente a esta grave denuncia, la prensa toledista y caviar guardó silencio total, y sigue quedándose callada. Más le importa alimentar sus odios políticos que hacer justicia a la memoria de los miles de peruanos asesinados por el terrorismo. Si en verdad les importa tanto los derechos humanos, como dicen, ¿por qué no hacen entonces una campaña igual que la que hacen ahora para oponerse a los privilegios otorgados a Guzmán, quien sí está condenado y tiene inclusive oficina propia y teléfono? Tampoco dicen nada frente a la excarcelación diaria de terroristas que han sido favorecidos por beneficios penales obsequiados por la izquierda caviar infiltrada en la Judicatura y en el Ministerio Público. Al final, los “caviares” son consecuentes con sus ancestros políticos, los oligarcas que antaño negaron a su propia patria chillando: “¡Antes los chilenos que Cáceres!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s