CVRTA

MRTA1 En el juicio a Alberto Fujimori, los abogados de las ONG Aprodeh e IDL, que patrocinan a los familiares de los terroristas ejecutados ilegalmente, y también el fiscal, citan con frecuencia el informe de la “comisión de la verdad” (CVR) como si fuese prueba, jurisprudencia o un documento oficial del estado que recoge la historia de la agresión terrorista contra el Perú, sin ser nada de eso.

Vale la pena por ello refrescar la memoria de nuestros lectores acerca del contenido de aquel nefasto informe que no sólo tergiversa la historia sino que la manipula con fines políticos subalternos.

Por ejemplo, en su capítulo referido al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) es evidente la complicidad ideológica de los autores del informe con esa banda armada que ensangrentó al país.

Para comenzar, en las 38 páginas dedicadas al tema, la CVR no utiliza jamás la palabra terrorista para referirse a las acciones del MRTA ni a los miembros de esa banda. Una sola vez usa al término terrorismo,
para citar por su nombre a la Dircote (Dirección Nacional Contra el Terrorismo). ¿Casualidad?.

En cambio repite con insistencia las palabras “subversivo” y “subversión”, con la intención evidente y cómplice de darle un sello político relevante, por encima de todo, a las acciones del MRTA.

El informe de marras también oculta los nombres de todos los miembros de la cúpula del MRTA, y menciona sólo a aquellos cabecillas que están presos o han fallecido.

Es sospechoso que una comisión que ha sido tan exhaustiva en señalar los nombres de los jefes senderistas y de los militares a los que acusa de haber violado derechos humanos, omita tan fácilmente la identidad de la cúpula de la banda de Polay Campos.

Pero la mentira siempre tiene piernas cortas: la CVR se delata a sí misma al citar los testimonios de tres dirigentes nacionales del MRTA, a quienes identifica sólo como “Lucas”, “Esteban” y “Mateo”, y señalar luego que están presos en penales de máxima seguridad.

Si la CVR pudo llegar a ellos y entrevistarlos en los penales donde están recluidos, sabe sus nombres completos, de lo contrario el Inpe no hubiera autorizado las entrevistas, de acuerdo con la ley.

¿Por qué la CVR no incluyó en su informe los nombres verdaderos de esos tres cabecillas del MRTA presos, para encubrirlos y alejarlos del brazo de la ley?.

¿Acaso esos cabecillas se están haciendo pasar por simples militantes de la banda, o por “inocentes injustamente detenidos” y son clientes de alguna de las ONG que lucran con los derechos humanos?.

Tal vez. por qué no, “Lucas”, “Esteban” y “Mateo” hayan sido compañeros de partido, o de célula, de los miembros de la CVR que militaron en el MIR y promovieron la “lucha armada” hasta finales de los años 80’, los mismos que, repentinamente (y con dólares de por medio) se volvieron “demócratas” de la noche a la mañana, o “activistas de derechos humanos”.

Valdría la pena indagarlo. Es muy probable que una investigación a fondo verifique al final que la CVR debió llamarse más bien “comisión de la verdad Tupac Amaru” (CVRTA). ¿Alguien se sorprendería?. (victor.robles.sosa@hotmail.com)

Anuncios

Un comentario en “CVRTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s