CVRTA2

CERPA1La complicidad ideológica de los dueños de la ONG Aprodeh con la banda terrorista Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) está presente en el informe de la Comisión de la Verdad (CVR).

Al analizar a los que llama “actores del conflicto”, el informe de la CVR llega a conclusiones duras sobre las FFAA, los gobiernos, los partidos, SL, la prensa, etc.; pero sobre el MRTA no concluye nada, silencio.

Muy distinto es cuando se refiere a Sendero Luminoso (SL). Dice que éste, “por su carácter inherentemente criminal y totalitario, despectivo de todo principio humanitario… es una organización que, en cuanto tal, no puede tener cabida en una nación democrática y civilizada…”.

Mete luego “de contrabando” un párrafo falaz e infame que dice: “A diferencia del PCP-SL y en forma similar a otras organizaciones armadas latinoamericanas con las que mantuvo vínculos, el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz”.

En otras palabras y como lo acaba de confirmar Aprodeh, para la izquierda caviar el MRTA no es terrorista, sino revolucionario.

El informe hace además un recuento sesgado de la historia del MRTA, e intenta incluso darle legitimidad histórica al presentarlo como heredero de la guerrilla del aprista rebelde Luis de la Puente (1965).

También oculta la mayor verdad: los crímenes del MRTA se originan en la entraña ideológica antidemocrática y totalitaria de la banda; y sostiene adsemás que esos mismo crímenes fueron consecuencia de la “lógica de la guerra”.

Con el MRTA es así de generosa y comprensiva la CVR, pero con los militares que combatieron en defensa de la democracia no tiene comprensión y los acusa de ser asesinos compulsivos.

De las 73 “violaciones de derechos humanos” consignadas en el informe de la CVR, apenas cinco son atribuidos al MRTA. Qué curioso.

Otra mentira descarada de la CVR es sostener que el Bloque Popular Revolucionario y Pueblo en Marcha fueron “frentes populares” en los que el MRTA se “infiltró”, cuando la verdad es que fueron órganos de fachada creados por esa banda como “frentes de masas”.

¿Lo ocultan acaso porque Yehude Simon era dirigente del BPR y porque Ronald Gamarra, el conocido abogado de terroristas, era un connotado militante de Pueblo en Marcha?

El informe tampoco desarrolla el caso del semanario “Cambio” –apenas hace menciones-, vocero oficioso del MRTA, que justificaba asesinatos y secuestros, y que fue dirigido por Yehude Simon.

Este informe ha sido entregado por las ONG caviares a los fiscales y jueces, quienes lo han hecho suyo como si fuese un documento vinculante, para acusar y juzgar políticamente, sin justicia.

Por eso es que a Polay Campos lo han condenado a 32 años de cárcel, en vez de darle cadena perpetua, y al general Julio Salazar Monroe, sin ninguna prueba, le han puesto 35 años.

Lo que hay que corregir, señores congresistas, señor presidente de la república, señores líderes políticos, es la intromisión política de las ONG en el estado, en especial en la administración de justicia. (victor.robles.sosa@hotmail.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s