Un vocal nada Santo

san martin2  El fallo reciente de la sala penal suprema que preside César San Martín en contra del periodista Aldo Mariátegui es un nuevo episodio de una de las formas de corrupción que existen en nuestra administración de justicia: La arbitrariedad y la prepotencia con que ciertos jueces o fiscales usan el poder con que han sido investidos por la sociedad.

En vez de utilizar ese poder para hacer cumplir la ley y defender los derechos fundamentales, esa sala al parecer ha utilizado su investidura para perpetrar una vendetta personal de su presidente en contra de un periodista crítico de la actuación pública de San Martín. Este hecho configura una clara agresión contra la libertad de prensa. Sigue leyendo

Impunidad, solo para los amigos

            Que vergüenza que un gobierno que se proclama nacionalista asuma una actitud pusilánime ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuando ésta, excediendo sus prerrogativas, pretende obligar al Perú a dictar sentencias según el parecer de ese organismo ideologizado.

Dicen los obsecuentes que se debe acatar el mandato de la Corte, pero ningún país está obligado a obedecer resoluciones que avasallan su soberanía. Sigue leyendo